CHAMPIONS

Champions: represalia a la vista

La UEFA barrunta dejar dos cupos de clasificación para 2024 por criterios históricos y de ránking, pero el cambio de poder en la ECA puede frustrarlo.

La amenaza de huida y posterior arrepentimiento de 10 de los 12 clubes fundadores de la Superliga puede traer consecuencias para ellos. Aunque a nivel disciplinario ya se ha contado que no es legal poder eliminarlos de la actual edición de la Champions, aún pueden salir claramente damnificados después del terremoto que ha sufrido el fútbol europeo en los últimos días. En cualquier caso, la idea de Ceferin, como ha dicho en sendos comunicados tras la renuncia de los clubes ingleses e italianos a la Superliga, es tender la mano a aquellos que decidan "volver al redil".

Lo que sí han perdido los 12 con su intento de disidencia ha sido poder de decisión en todo lo relativo a la nueva Champions que arranca en 2024. Y ahí surge una grieta que puede hacerles daño. Por ejemplo, en lo relativo a las cuatro nuevas plazas de las que dispondrá el torneo (pasa de 32 a 26). Agnelli, uno de los tránsfugas y fundadores de la Superliga, había presionado desde su ya abandonada posición de presidente de la ECA y del Comité Ejecutivo de UEFA para que dos de esos nuevos cupos fueran a parar a equipos por su "historial y clasificación en el ranking UEFA".

De este modo, aquellos conjuntos que tuvieran una mala temporada en su liga y no se lograran clasificar para la Champions podrían ser "repescados" si fueran alguno de los dos mejores según los criterios de historia y ranking antes mencionados. Podría ser el caso esta temporada de Tottenham o Arsenal, por ejemplo, que a día de hoy no ocupan puestos de Champions en la Premier. Eso sí, al menos deberían haber obtenido plaza en otra competición europea: Europa League o Conference League.

Sin embargo, según anunció el Guardian, la salida de los 12 clubes tránsfugas de la parte noble de la ECA hace que pierda fuerza esta posibilidad y gane otra en la que se opta por dar directamente estas dos plazas y también las otras dos a conjuntos de ligas menores como Holanda o Bélgica. Hay que recordar que el comunicado de la UEFA anunciando la ampliación del torneo no especificó de dónde provendrían esas cuatro nuevas plazas y que la decisión se tomará de aquí a final de año. Pues bien, los clubes poderosos han perdido una bala que podía blindarles ante temporadas malas. La Champions, en su caso, parecía asegurada y ahora ya no lo está.