BARCELONA

Renovaciones aparcadas

El Barça da prioridad al argentino y a la lucha por el doblete y deja para final de mayo las renovaciones de Ilaix, Ansu, Mingueza, Sergi Roberto o Dembélé.

El Barça ha aparcado todas sus renovaciones hasta final de temporada..., menos la de Messi. La decisión incluye ampliaciones de contrato importantes como la de los canteranos Ilaix Moriba, Ansu Fati o Mingueza; la del nuevo Dembélé y la de uno de los capitanes, Sergi Roberto. Las prioridades del club azulgrana están claras y empiezan por lo deportivo. Desde el club azulgrana se considera que ganar el doblete es más posible que nunca y esa es la consigna al vestuario, que se centre en lo deportivo hasta el día 23 de mayo, cuando acaba la Liga. Si el Barça gana todo, será campeón y firmará una temporada más que notable cuando nadie daba un duro por él en septiembre.

Joan Laporta y Mateo Alemany sólo harán una excepción con la política de renovaciones. Obviamente, se trata de la continuidad de Messi. Con Jorge, el padre del jugador, ya en Europa, intentarán arrancar una renovación que puso sus primeras líneas maestras en la comida informal que mantuvieron Laporta y el mismo jugador hace unas semanas. Obviamente, la predisposición de Messi a continutar ha cambiado mucho en los últimos meses. Se siente cómodo con el nuevo presidente y, además, ve brotes verdes en la plantilla, con una hornada de jóvenes dispuestos a dejarse todo por el capitán y con un gran nivel de fútbol en jugadores como De Jong, Pedri o los propios Dest, Mingueza, Ilaix...

Eso sí, el Barça es consciente de que, además de Messi, tiene renovaciones estratégicas que resolver en verano. Una de las que más inquietan es la de Ilaix Moriba, nueva sensación de La Masia que, a sus 18 años, ha jugado a un gran nivel en sus primeros partidos a las órdenes de Koeman y cuya última renovación ya fue costosa. Pero tambén está pendiente el caso Ansu, por el que el Barça tiene una opción hasta 2024. El Barça quiere ejecutarla, pero para ello deberá mejorar las condiciones económicas del jugador nacido en Bissau. Esas ds renovaciones son prioritarias para el Barça. Más sencilla será la de Mingueza. El Barça lo tiene atado hasta 2023, pero desea hacerle un contrato más largo con unas condiciones también acordes a su nueva condición de jugador del primer equipo.

Otra renovación estratégica pata el proyecto es la de Ousmane Dembélé, que al fin ha ofrecido un rendimiento relativamente regular en este curso 2021 y sobre quien el Barça debe tomar una decisión. Renovarlo es el primer objetivo. Luego, habría que plantearse si hacer negocio con él o mantenerlo como parte importante de la primera plantilla la próxima temporada. Si el plan es venderlo, ampliarle el contrato será más difícil porque el jugador quedaría libre la próxima temporada y podría meterse en el bolsillo el dinero de la prima de fichaje.

Finalmente, está el caso de Sergi Roberto. El cuarto capitán del Barça, que está a punto de dejar el club la temporada pasada rumbo al City, termina contrato en 2022. El Barça pretende extender su compromiso, pero también renegociar sus emolumentos. Pero antes de todo eso, doblete y Messi. Si hay renovación, podría hasta hablarse de triplete.