EUROCOPA

Urkullu ve tintes "políticos" en el rechazo de la UEFA a Bilbao

El lehendakari cuestiona que Sevilla pueda ofrecer mayores garantías sanitarias que la capital vizcaína y reitera que estudian emprender acciones legales. Acusaciones de "chantaje".

Urkullu ve tintes "políticos" en el rechazo de la UEFA a Bilbao
Fernando Domingo-Aldama EL PAÍS

La candidatura vasca para la Eurocopa se ha caído y las instituciones de Euskadi siguen anunciando que van a presentar batalla. Han pedido responsabilidades y estudian exigir indemnizaciones. El lehendakari ha expresado su disgusto por el rechazo de la UEFA a que Bilbao sea, tal y como estaba comprometido en un principio, una de las sedes de la cita continental, y ve manos negras en la esfera política. 

El organismo que preside Ceferin ha justificado su determinación por las restricciones impuestas por el Gobierno vasco a la asistencia de público a eventos deportivos en base a razones sanitarias. La UEFA quiere tener púbico y eso no se garantiza en Bizkaia. Urkullu ha hablado a su llegada al Parlamento Vasco sobre esta marcha atrás en junio y julio en la ciudad del Guggenheim. Ha expresado su "decepción" por esta decisión, dado que las instituciones vascas habían hecho una "apuesta" para que Bilbao fuera sede de la fase final de la competición europea, para lo cual incluso se había firmado ya un contrato.

El lehendakari ha recordado a la UEFA y a la Federación Española que existe un contrato que "compromete a organizaciones e instituciones". Ha asegurado que no entiende "qué razones han podido llevar a la UEFA, con apoyo de la Federación Española" a adoptar ahora está decisión. Además, ante la posibilidad de que Sevilla tome el relevo de Bilbao como sede, esgrime que desconoce "qué garantías de cumplimiento" de las medidas sanitarias frente a la pandemia pueden ofrecer, para finales de mayo o junio, "otros lugares de España". Recientemente el Gobierno que preside ha tenido que sortear la polémica presencia de 65 invitados del Athletic en La Cartuja en la final de Copa ante el Barcelona, sin un control sobre esa gente que se saltó el confinamiento. Se quitó la responsabilidad diciendo que no les constaba el viaje.

"Mens sana in corpore sano, se dice para los deportistas; también para todos los ciudadanos; y, en este sentido, el objetivo es preservar la salud del público que pudiera asistir a instalaciones deportivas", ha manifestado. El lehendakari ha recordado que en el ámbito internacional, pueden observarse suficientes ejemplos de aplazamientos o de celebraciones de competiciones deportivas sin público. "Puedo entender que la UEFA persiga unos objetivos económicos; pero eso no pasa por poner en riesgo la salud de los aficionados", ha subrayado.

A juicio del lehendakari, lo que está ocurriendo con este tema "es muy extraño". De hecho, ha denunciado que está es una decisión "anunciada" y que, a su juicio, puede tener "un cariz político". La Federación Española y la Junta de Andalucía ya plantearon la alternativa de la capital hispalense como sede. En este sentido, ha afirmado que desconoce cuáles son las condiciones sanitarias a las que, "a día de hoy", se puede "comprometer" la Junta y el Gobierno central "en relación a lo que puede ser la presencia de público en condiciones sanitarias que no son las que se puedan dar en Bilbao".

Por último, el dirigente jeltzale ha pedido que los ministerios de Cultura y de Sanidad se pronuncien respecto a la posibilidad de que Sevilla pueda albergar partidos de la Eurocopa con público. Urkullu ha recordado que la Federación Española ya planteó que la final de la Copa del Rey de fútbol entre el Athletic y la Real Sociedad, disputada a principios de mes en Sevilla, se pudiera haber celebrado con presencia de público, algo que finalmente no fue posible.

El lehendakari ha destacado que, ante esa propuesta de la Federación, fue el propio Gobierno central el que "salió públicamente diciendo que no entendía" que pudiera permitirse la asistencia de aficionados a ese encuentro. Todo le lleva a atisbar manos negras.

Las instituciones vascas, según ha explicado el lehendakari, están analizando la posibilidad de exigir una indemnización a la UEFA por la decisión adoptada respecto a Bilbao, para lo cual ya están analizando los artículos del contrato suscrito para que la capital vizcaína fuera una de las sedes de la Eurocopa. Hasta el momento, no se ha realizado una estimación de la cuantía que podría exigirse como compensación. Se esperaba en Bilbao un impacto de 30 millones de euros con la Eurocopa. Se iban a albergar los tres partidos de España de la primera fase y un cruce de octavos.

La Diputación de Bizkaia ha entregado tres millones de euros desde 2017 para el desarrollo de la cita europea y la oposición pidió recientemente que se "revoquen" los 750.000 euros presupuestados para este año en el caso de que la UEFA suspendiera la celebración del evento.

El consejero de Cultura y portavoz del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, ha ido más allá y ha acusado a la UEFA y la Federación Española de Fútbol de haber querido "chantajear" a Bilbao, a Bizkaia y a Euskadi con la decisión de que la capital vizcaína no albergue una de las sedes de la próxima Eurocopa de fútbol.

Zupiria ha señalado, tras un acto celebrado en Bilbao, que la UEFA "ha impuesto a última hora una condición", en referencia a la presencia de público en el estadio, "que no estaba contenida en los contratos en vigor", por lo que los servicios jurídicos de las instituciones vascas implicadas "decidirán qué hacer". "Querer imponer la presencia de público al margen de la situación sanitaria a mediados de junio es un chantaje", ha denunciado el portavoz, quien ha asegurado que el Gobierno vasco ha actuado "como debía, con seriedad y responsabilidad".

"Nos resultaría muy difícil explicar a médicos y enfermeras, y a los profesionales de los servicios básicos y de los centros educativos, que han hecho un esfuerzo tremendo para sacar adelante el curso, que hacemos una excepción con la UEFA y que en una situación sanitaria no adecuada permitimos la llegada de miles de personas que ocupen las calles de Bilbao como si no pasara nada", ha indicado Zupiria.

Ha asegurado que la voluntad del Gobierno vasco ha sido siempre que Bilbao fuera sede de la Eurocopa, para lo que ha hecho "todo lo posible durante cuatro años", cumpliendo todos los compromisos y contratos con la UEFA, que ha sorprendido a las instituciones implicadas "con una exigencia que no figuraba en los contratos y ha roto unilateralmente el acuerdo".

"Nos debemos a la sociedad vasca y a los profesionales de todos los servicios a los que durante un año hemos exigido una responsabilidad especial, así como a la ciudadanía, a la que hemos pedido que cumpliera todas las medidas, y no podemos hacer una excepción con la UEFA", ha concluido.

La alcaldesa de Bilbao en funciones, Amaia Arregi, ha denunciado las semanas de "disparate y despropósito" que ha vivido el Consistorio, en las que han "sobrevolado amenazas" de la UEFA para retirar a la capital vizcaina como sede. Tras lamentar "la obsesión por meter público a toda costa, sin valorar la evolución de la pandemia" de la COVID-19, ha asegurado que los servicios jurídicos estudian la petición de resarcimiento por la inversión realizada y por el daño reputacional que ha supuesto que se retirara a Bilbao como una de las sedes de la Eurocopa.

A su juicio, "no son de recibo las formas ni el trato dado" por la UEFA a Bilbao. En este sentido, ha recordado que, durante las últimas semanas, "han sobrevolado amenazas de retirar la sede si para junio no se confirmaba, al menos, un 25 por ciento de público en los partidos a celebrar en San Mamés, sin importarles la pandemia ni la salud pública ni nada, ni tan siquiera que está todo preparado en Bilbao para recibir a las selecciones, miembros de UEFA, de federaciones, representantes, periodistas, etc".

Según ha asegurado, en la capital vizcaína se ha realizado "un trabajo serio y profesional, pero ni eso ha importado". "La obsesión por meter público a toda costa, sin valorar la evolución de la pandemia, sin saber si van a poder viajar las aficiones, no es en absoluto serio. Y hemos tenido que aguantar cómo se hablaba de otras sedes (como la de Sevilla), sin comentarlo con nosotros, mientras seguíamos trabajando e invirtiendo recursos humanos y económicos", ha apuntado.

Por ello, lo ha calificado de "auténtica vergüenza". Además, ha señalado que ni siquiera se han preocupado por la salud del alcalde, Juan Mari Aburto, que padece un tumor que le ha obligado a dejar temporalmente el Ayuntamiento. La alcaldesa en funciones se ha preguntado: ¿Qué ofrecen otros, diferente a Bilbao, y a menos de mes y medio de celebrarse el evento?. En esta línea, ha explicado que la capital vizcaína "lleva trabajando mucho tiempo, seis años, para que todo estuviera a punto y lo estuvo para el año pasado, para el 2020".

"Todos conocimos el lunes que los dirigentes de la UEFA se reunirían el viernes para decidir y el miércoles, ayer, bien entrada la tarde, mandan una comunicación oficial diciendo que rompen unilateralmente el contrato existente. ¿Cuándo y cómo lo han decidido, y quién?, ¿o es que, si no lo hacían así de mal, no había posibilidad de que haya una nueva sede?", ha añadido Amaia Arregi.

Asimismo, ha criticado que la UEFA rompa "un contrato sin decir ni las causas ni los incumplimientos ni las condiciones, ni si hay compensaciones". "Al menos, han tenido la decencia de alabar el trabajo profesional realizado por la 'sede Bilbao'", ha indicado. En todo caso, considera que "el camino ni la relación han terminado" aquí. "Nosotros vamos a seguir hablando y trabajando con estas entidades, por un lado, para que se resarza como es debido la inversión realizada y, por otro, para cubrir el daño reputacional ocasionado", ha remarcado.

En esta línea, ha explicado que los servicios jurídicos trabajan para ver los pasos a seguir "ante la rescisión unilateral del contrato". Según ha subrayado, "ellos lo saben y han intentado que no haya juicios ni litigios, incluso haciendo promesas en el aire de eventos deportivos" por los que Bilbao lleva "mucho tiempo trabajando".

"Veremos en qué quedan. Si hay seriedad, profesionalidad, coherencia y responsabilidad, no nos cerraremos a traer nuevos eventos, pero las formas no son dar un portazo sin dar ni una sola causa de incumplimiento por nuestra parte, ni tampoco obligarnos a cumplir con amenazas y condiciones que no figuran en ningún contrato", ha señalado.

La alcaldesa en funciones ha asegurado que en el Ayuntamiento están "tranquilos". "No olvidemos que estamos en una situación preocupante de salud pública por el coronavirus, y con la salud no se juega", ha aseverado. El Consistorio ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad a los sectores económicos de la ciudad. "Seguimos trabajando para traer eventos que impulsen nuestra economía: los Premios Max en 2021, el Campeonato Europeo de Pruebas Deportivas de Triatlón en 2022 y el Tour en 2023. Son ejemplos claros y conseguidos en tiempos de pandemia. Lo vamos a seguir haciendo con nuestro estilo y sin que nadie nos lo cuestione. Con Bilbao no se juega", ha asegurado.

Arregi se ha referido a la camiseta de la UEFA, en la que se leía 'Euro2020', colocada en el atril durante su intervención en la rueda de prensa. "Es una muestra más de cómo hemos venido trabajando hasta el último minuto con responsables de UEFA. Esto es parte del merchandising que se nos hizo llegar este mismo martes y era para utilizarlo en el 'Trophy Tour' que se iba a celebrar el 4 de mayo", ha indicado. También ha querido remarcar que, en la comunicación de la UEFA de ayer, no se ha especificado ninguna razón de incumplimiento de Bilbao como sede para rescindir unilateralmente el contrato. "Nos sorprende que, ante la situación de pandemia que vivimos, tanto en Bilbao como en otras ciudades y otras autonomías del Estado, pueda ser posible y si es que así se materializa y así se anuncia de forma oficial", que se pueda celebrar el Sevilla, "donde la situación pandémica es la que es y no es buena tampoco".

"Nosotros siempre apostamos por que se celebrara la Eurocopa en San Mamés, incluso sin público, aún sabiendo que para el sector económico, para la hostelería y los hoteles de este país era mucho más importante que se pudiera celebrar con público", ha manifestado. Amaia Arregi ha reiterado que, ante todo, se debe primar la salud. "La situación de pandemia en la que estamos permite lo que permite y, además, estamos a finales de abril y esto va a ser en junio. Si alguien puede saber que en junio vamos a estar muchísimo mejor y que no habrá ningún problema derivado del covid, ellos sabrán. Nosotros seguimos siendo responsables, coherentes, profesionales y trabajamos con seriedad", ha declarado.

Arregi ha recordado que la COVID-19 "ha trastocado todo" y ha defendido que hay que ser responsable para primar la salud. "Por nuestra parte, no cerramos ninguna puerta, no podía ser de otra forma. Continuaremos trabajando por lo que sea bueno para Bilbao, Bizkaia y Euskadi, siempre trabajando, profesionalidad y responsabilidad, que es como hay que trabajar y actuar, y siempre que las circunstancias lo permitan", ha dicho. 

En la actualidad, según ha precisado, "las circunstancias sanitarias son las que son, son graves", y ha recordado que Bilbao tiene una tasa de incidencia acumulada de casi 600 casos por cada 100.000 habitantes. Los aficionados que hayan comprado entradas para los partidos de la Eurocopa que iban a jugarse en Bilbao disponen de plazo para devolverlas hasta el próximo lunes 26 de abril.