FÚTBOL

Frente a la Superliga, Canito

En el momento más convulso del fútbol, aparece ‘Canito, el gesto de un rebelde’, un libro que reconoce a un jugador auténtico de un deporte que era del aficionado.

Frente a la Superliga, Canito
EFE

20 de abril de 1980. Hace justo 41 años. José Cano López, ‘Canito’, estaba jugando un Barcelona-Athletic de Bilbao de Liga, pero no dejaba de mirar de reojo, inquieto, el marcador electrónico –uno de los pocos en aquella época que ya habían sustituido el mítico Dardo manual– del Camp Nou. Hasta que apareció el gol que el Espanyol acababa de marcarle al Hércules, en Alicante. Y Canito, enfundado en su camiseta azulgrana, alzó los brazos para celebrarlo. Una reacción espontánea que da título a ‘Canito, el gesto de un rebelde’, el libro de Jesús Beltrán que retrata a un personaje único de una época en que el fútbol era del aficionado.

La publicación de la obra, novedad para este Sant Jordi editada por ‘La Grada’, coincide además con la irrupción de la polémica Superliga europea, que ha desatado un terremoto en el deporte profesional, en contraste con un futbolista que era, por encima de todo, autenticidad. “Pasó su infancia en los paisajes de ‘Perros Callejeros’ y el fútbol le rescató de las miserias, aunque su final –con solo 44 años– fue durísimo”, evocaba Francesc Via, prologuista, durante la presentación para la prensa que discurrió este martes en el restaurante Pasa Tapas. “En América, Canito tendría película y Oscars”, remachaba.

Beltrán, apasionado de la historia del Espanyol y en especial de aquellos años 70-80, profundiza en el gesto que da título al libro. “Al levantar los brazos, fue insultado por casi todo el Camp Nou, de modo que llegó a hacer el ademán de abandonar el terreno de juego”. Y eso que vivía uno de sus momentos más dulces en el Barça, reconvertido por Helenio Herrera de líbero a delantero.

'Canito, el gesto de un rebelde' fue presentado a la prensa este martes por su autor, Jesús Beltrán, y su prologuista, Francesc Via.

“Fue el protagonista del momento; José María García lo entrevistó esa noche para el ‘Hora 25’, el programa estrella de la SER, y él se preguntó por qué no iba a poder celebrar un gol de su equipo”, comentaba el autor, que ha buceado en hemerotecas y charlado con excompañeros, amigos y familiares para repasar, esencialmente, la etapa que va de 1976 a 1982 de uno de los mitos más rutilantes que ha tenido el Espanyol.