FINAL COPA DEL REY | ATHLETIC 0-BARCELONA 4

Laporta, desatado en el vestuario: "¡Y ahora, a por LaLiga!"

El presidente blaugrana celebró con la plantilla por todo lo alto su primer título. Se abrazó con todos, especialmente con Messi, cantó el himno a capela con la plantilla y les pidió el doblete.

Laporta, desatado en el vestuario: "¡Y ahora, a por LaLiga!"

Joan Laporta quiso felicitar personalmente a la plantilla tras la consecución de la Copa del Rey y no esperó al hotel o al avión sino que quiso hacerlo en el mismo estadio de La Cartuja. El dirigente blaugrana bajó al vestuario donde estaban todavía los jugadores celebrando la consecución del título.

El presidente, acompañado del vicepresidente deportivo, Rafa Yuste, empezó saludando uno a uno a todos los miembros de la plantilla. Uno de los que recibió un abrazo más efusivo y sentido fue el capitán Leo Messi, que no para de recibir lisonjas por parte del flamante presidente, en su afán de conseguir que el crack argentino continúe en la entidad catalana. Otro que también recibió un cálido saludo por parte del presidente fue Ousmane Dembélé. Y es que de todos es sabido que Laporta tiene una especial debilidad por el delantero francés, hasta el punto que se estaría planteando renovarle este verano, ya que finaliza contrato en el 2022.

Uno a uno, el presidente fue felicitando a todos los jugadores, hasta aquellos que no habían podido jugar, como Riqui Puig, al que dio una cariñosa colleja, o el portero Neto, que no podía disimular su decepción por estar lesionado.

Laporta aprovechó su presencia en el vestuario para hacerse fotos con los jugadores y hasta tuvo tiempo para ponerse una bufanda blaugrana al cuello y cantar el himno del Barça a capela junto a los jugadores y el célebre '¡Campeones, campeones!'. Con quien no se encontró en esos instantes fue con Ronald Koeman, por lo que tuvo que esperar al hotel para saludar al técnico holandés.

Laporta, totalmente desatado (entró con la mascarilla pero al poco tiempo se la quitó y ya no se la puso hasta abandonar el vestuario), quiso mostrar su agradecimiento a los jugadores por el esfuerzo que habían hecho: cogió la Copa y empezó a gritar. "¡Vamos!, la tenemos, ya la tenemos!".

Aunque el clímax absoluto llegó tras hacerse la foto de grupo con la Copa en medio. Laporta se dio la vuelta y dirigiéndose a toda la plantilla les arengó entre gritos: "¡Y ahora, a por la Liga!". Una petición que levantó la euforia entre los jugadores, que aplaudieron y corearon efusivamente la reacción del presidente.