BARCELONA

Un título de 206 millones

Griezmann, clave en esta edición de la Copa, y De Jong, ante la segunda oportunidad de levantar su primer entorchado con el Barça. La temporada pasada se quedaron en blanco.

Antoine Griezmann (120 millones al Atlético de Madrid) y Frenkie de Jong (86 millones al Ajax), los dos fichajes de campanillas del Barça 2019-20 que terminaron su primera temporada en blanco y humillados en Lisboa por el Bayern (el francés hasta fue suplente), están en La Cartuja este sábado ante su segunda oportunidad (la primera fue en la Supercopa) de levantar su primer título con el Barça. El francés ha sido uno de los jugadores claves en esta Copa. Partícipe con una asistencia de la remontada ante el Rayo en Vallecas, contra el Granada sacó a flote a un Barça que se hundía. Marcó dos goles, el 2-1 y el 3-3; y dio dos asistencias de gol, las del 2-2 y el 3-5 de Jordi Alba. Además, en la semifinal dio una exhibición de sangre fría. En el último segundo del partido, con el Barça eliminado, amagó con un centro con la derecha y se cambió la pelota de pierna. Centró y el remate de Piqué llevó la semifinal a la prórroga.

Las situaciones de Griezmann y Frenkie De Jong tienen poco que ver. Mientras el holandés, 88 partidos oficiales desde que llegó al Barça, es intocable y hasta ha crecido este curso (ha triplicado sus cifras y es el rey del pase en LaLiga), el escenario del francés es confuso. Aunque juega con mucha regularidad (lleva 90 partidos en estas dos temporadas de azulgrana), no ha sido el crack esperado en Can Barça. Juega de manera correcta,pero no arrebatadora salvo momentos puntuales como ese partido ante el Granada o la final de la Supercopa ante el Athletic. Tanto que, a esta hora, no está asegurada su titularidad en la final. No obstante, sería extraño verlo como suplente de nuevo después de quedarse en el banquillo en el Clásico. Koeman puede respetar sus galones y, sobre todo, su excelente trayectoria en esta Copa en la que, como el año pasado en Ibiza, ha salvado el equipo. Setién, sin embargo, se lo pagó con una suplencia dolorísima en San Mamés, donde el Barça cayó 1-0 y Griezmann sólo jugó un rato en la segunda parte, en la que mandó una oportunidad al limbo. Unai Simón le adivinó la intención.

Suele jugar bien Griezmann contra el Athletic, alguien se lo dejará caer a Koeman. Otra cosa es lo que sucederá la próxima temporada. Griezmann podría estar ante una oportunidad única de ganar un título, ya que no está garantizada su continidad. El fichaje de una estrella, deseo de Laporta, podría conllevar su salida. Eso sí, el ex del Atlético y la Real no quiere moverse. De Jong, en cambio, es intocable. Para Koeman y para el club, que lo considera estratégico en el proyecto de futuro.