ALEMANIA

Kimmich se une a De Bruyne en la lucha contra los agentes

El internacional alemán habría tomado la decisión de, a partir de ahora, prescindir de los servicios de su agencia para ser él quien se autorepresente en un futuro.

Kimmich se une a De Bruyne en la lucha contra los agentes

Mientras el agente Mino Raiola acaba de irse de gira por España para tantear a los clubes que estarían dispuestos a cometer locuras por fichar a su cliente Erling Haaland, algunos pocos jugadores prefieren ser ellos mismos los que representen sus intereses en la mesa de negocios. Fue el caso de Kevin de Bruyne, centrocampista del Manchester City, que terminó pactando una renovación hasta 2025 sin la ayuda de ningún representante. El último en unirse a este selecto círculo de jugadores independientes es el futbolista del Bayern, Joshua Kimmich.

Tal y como desvela el diario alemán Bild, el internacional alemán habría tomado la decisión de, a partir de ahora, prescindir de los servicios de su agencia para ser él quien se autorepresente en un futuro. "Se trata de uns decisión consciente que ya tomé el año pasado", es citado Kimmich por el medio. A diferencia de De Bruyne, que se desvinculó de su representante Patrick De Koster después de que éste fuese imputado por blanqueo de capitales y falsificación de documentos, el jugador del Bayern habría dado este paso por motivaciones propias.

"He decidido por mí mismo que quiero defender aún más mis valores y mis puntos de vista y estar a la altura de mi responsabilidad personal. También estoy convencido de que soy yo el que puede representar de la mejor manera mi postura ante los demás", subrayó Kimmich, que no tardará en ver cómo se le da eso de negociar. Sus exagentes ya emprendieron primeras conversaciones con el Bayern con motivo de la renovación de su contrato (expira en 2023), una de las tareas de las que, a partir de ahora, se ocupará el propio Kimmich.

Su objetivo será ascender al escalón salarial que ocupan estrellas bávaras como Lewandowski, Müller o el capitán Neuer. Que sea él el que trate de convencer a los mandamases de sus méritos para percibir un salario bruto por encima de los 15 kilos anuales, será del agrado del ex presidente muniqués Uli Hoeness. "Hoy en día, apenas hay jugadores que negocien por sí mismos y que siquiera estén presentes en estas conversaciones", explicó en un libro sobre el esquiador Felix Neureuther. "Convendría que los jugadores también estuvieran ahí. Para que ellos mismos se den cuenta de lo que pasa", concluyó.