CHAMPIONS LEAGUE

El modelo del Madrid resiste a las grandes fortunas

Chelsea, Manchester City y PSG han culminado la conquista del orden jerárquico en el fútbol. Los 'nuevos ricos' han tomado el control de la Champions. Sólo el rey Real Madrid se resiste.

Roman Abramóvich compró el Chelsea en 2003 y cambió las reglas del juego. El ruso inició la revolución a base de talonario. Desde entonces han ido llegando paulatinamente otros dueños ricos, cada vez más ricos. Con los de Manchester City y PSG como mayores exponentes. Diez años después del aterrizaje de Qatar en el PSG, los nuevos ricos han tomado el control de la Champions League con tres miembros entre los cuatro semifinalistas.

El Real Madrid es el único que navega contra el nuevo orden mundial que han impuesto los grandes magnates que hay detrás de los clubes. En esta edición de la Champions, los tres máximos ejemplos de multimillonarios al servicio del fútbol han cerrado el círculo y se han clasificado para las semifinales de Champions. Lo nunca visto. Les ha costado, sobre todo mucho dinero, pero ya están ahí. Han conseguido dar la vuelta al mapa del fútbol. De clubes de clase media, a primeras espadas.

En 2008, Abu Dhabi United Group se hizo con el Manchester City. Su propietario es el jeque Mansour bin Zayed Al Nahyan, miembro de la familia real de Abu Dhabi. Desde su aterrizaje en la entidad inglesa realizó una mega inversión que salvó al club del desastre y que le ha dado sus réditos. Clasificarse para las segundas semifinales de Champions de su historia (la otra fue en 2016). La culminación a años y años de derroche económico para tener a los mejores futbolistas del planeta.

El Chelsea gastó 854,03M€ hasta ganar la Champions en 2012

Igual suerte ha corrido el PSG, controlado por Qatar Sports Investments. Un proyecto respaldado directamente por el emir de Qatar Tamim bin Hamad Al-Thani. Nasser Al-Khelaïfi, preside el club de París desde 2011, con el firme objetivo que sumar el máximo trofeo continental de clubes. Al igual que Chelsea y Manchester City, gastar mucho dinero siempre ha sido la fórmula que han usado estos nuevos magnates para revolucionar el fútbol. El camino más corto para llegar al éxito, junto a un complicado trabajo de ingeniería financiera para sortear las reglas del Fair Play Financiero. El PSG ya se quedó el año pasado con la miel en los labios y en esta se jugará un puesto en la final contra otro proyecto respaldado por los petrodólares y una ciudad estado: el City.

Los números de los tres clubes

Equipo Propiedad (año) Gasto fichajes Ventas Mayor compra Mayor venta
Chelsea Roman Abramóvich (2003) 2.222,58M€ 1.168,51M€ Kepa/Havertz (80M€) Hazard (115M€)
Manchester City Abu Dhabi United Group (2008) 2.016,17M€ 599,32M€ De Bruyne (76M€) Sané (45M€)
PSG Qatar Sports Investments (2011) 1.315,1M€ 448,85M€ Neymar (222M€) Guedes (40M€)

Abramóvich, el pionero

El oligarca ruso, Roman Abramóvich, fue el pionero. El que enseñó el camino a seguir. Tal vez por ese motivo, fue el que antes saboreó el éxito: final de la Champions en 2008 y Champions en 2012. Su inversión en estas 18 temporadas ha sido monstruosa: 2.222,58 millones de euros. Su tope justamente ha sido en esta campaña con 247,2M€ en los Havertz, Werner, Chilwell y compañía. Las ventas también han sido una parte importante del proyecto durante casi 20 años: 1.168,51M€ recaudado. Generando un déficit entre compras y ventas de 1.054 millones de euros. El millonario ruso tuvo que invertir 854,03 millones antes de lograr su única Champions en 2012.

Abramóvich tocó el cielo. El mismo sueño tienen City y PSG. Los millones de euros desde EAU han revitalizado al City. Desde el mega fichaje de Robinho en 2008 no ha parado de insuflar euros a la entidad citizen. Hasta alcanzar los 2.016,17M€ de gasto. Rozando el tope del Chelsea. Pero contrasta con los de Londres en una inferior capacidad de venta. 599,32M€, generando un importante déficit de 1.1416,85M€. Palabras mayores.

El PSG, el último en llegar

El PSG tiene el firme convencimiento de que más tarde o más temprano conseguirá para Francia su segunda Champions. No escatima recursos para lograrlo. En un modelo algo diferente que sus 'hermanos gemelos', centrado en gastar mucho pero en grandes figuras: 1.315,1M€. Pasó de fichar por 9 millones de euros en 2010-2011 a superar la barrera de los 100M€ la campaña siguiente ya con el dinero de Qatar Sports Investments. Un club que llegó a su cenit con los fichajes de Neymar (222M€) y Mbappé (145M€) y que ha ingresado en ventas 448,85M€ en estas diez temporadas.

Tres equipos que tienen el dinero por castigo. Con similitudes y sin apenas tradición internacional, solamente con cuatro Recopas en sus vitrinas. El City la ganó en 1970; el PSG, en 1996 y el Chelsea, en 1971 y 1998. Y que ahora se ha convertido en tres grandes ogros europeos, a base de talonario. Enfrente, el Real Madrid. El coloso de las grandes noches europeas, el Rey de Europa con sus 13 Champions, el equipo que tiene un idilio especial con la Copa de Europa. El club que defiende el honor del viejo fútbol frente al nuevo orden jerárquico. Un Real Madrid, solo ante el peligro.