CHAMPIONS

Zabaleta escoge entrenador: ¿Pochettino o Guardiola?

“Pesa la amistad”, esgrime el exjugador de Espanyol y Manchester City, quien explica una impagable anécdota de cuando celebró eufórico un triunfo ante el Barcelona.

Pablo Zabaleta, exjugador del Espanyol y del Manchester City.
Perico Que Vola

Confiesa que sufrió y disfrutó más con el gol de Ferran Corominas, que dio la permanencia sobre la bocina al Espanyol en 2006, que con el que Sergio Agüero conquistó, también ‘in extremis’, la Premier League para el Manchester City en 2012. “Convengamos que sin ese primer gol igual me dan la patada y me devuelven a Argentina”, destacó Pablo Zabaleta, quien añadió: “En los últimos 15 minutos ante la Real arrancó mi decadencia con la calvicie, por el estrés y los nervios que pasé. Fue una locura”. El exjugador perico y ‘citizen’ se pasó por el programa ‘Perico que Vola’.

Entre bromas, un asado ‘sui generis’, sus pinitos tocando la guitarra y pruebas como la de golpear un bombo al estilo de los barras bravas de su Argentina, a Zabaleta lo pusieron en algún aprieto, como el de tener que elegir quién es mejor entrenador, si Mauricio Pochettino o Pep Guardiola. “Es una pregunta complicada porque a Poche no lo tuve como entrenador”, puntualizó el exlateral, que sí compartió vestuario con el Sheriff de Murphy en el Espanyol y jugó a las órdenes del catalán en Manchester. Así que se decantó por Pochettino, “pero también pesa la amistad”, puntualizó. Y culminó, en tono jocoso: “Van a agarrar el bombo y me lo van a tirar a la cabeza”.

De sus vivencias con el City contra el Barcelona rescató Zabaleta una divertida anécdota que protagonizó tras una victoria de los ‘blues’ en Champions. “Contra ellos, me tocó perder más que ganar. Así que, con la euforia de haberles ganado, entré en el vestuario y grité ‘¡por fin, carajo!’, como diciendo ‘put… culés’. Pero no me percaté de que estaba el cuerpo técnico entero, que había estado trabajando en el Barça. Así que cambié y dije ‘come on, Man City”, bromeó.

Zabaleta se atrevió con la guitarra.

Pudo regresar dos veces al Espanyol

Aunque se encuentra ya retirado, empujado entre la edad y la pandemia, reconoció Zabaleta que pudo haber regresado al Espanyol al menos en un par de ocasiones: “En enero (de 2020) hubo un acercamiento porque Corchia se había lesionado. Se tanteó un poco la posibilidad al final del mercado, pero no prosperó”.

Y la segunda ocurrió en 2017, tras finalizar su contrato como ‘citizen’. “Hubo posibilidades reales, y me hacía ilusión volver porque había vivido tres años espectaculares en el Espanyol, con la Copa del Rey y la final de Glasgow”, recordó. Y se sinceró: “Me quedé con ganas de jugar en Cornellà. Después de haber jugado en Montjuïc, ves ese estadio y como jugador me hubiese encantado”.

Aunque le pincharon, no entró Zabaleta al trapo de su comparativa con otro lateral derecho, uno de los más longevos en el Espanyol: “Los más de 300 partidos en la historia de un club que hizo Javi López cuentan, ni que yo hubiera sido Cafú”, exclamó. Y destacó la etapa de Ernesto Valverde en el banquillo perico, en la que los jugadores disfrutaron porque llegaron a practicar “un fútbol espectacular”.

Finalmente, opinó sobre la actualidad quien fuera uno de los artífices de aquella Copa del Rey de 2006 de la que se acaban de cumplir 15 años: “No podemos caer en el error de pensar que el equipo está en Primera, pero el Espanyol debe subir. Que el público vuelva la próxima temporada en Primera División”.