REAL MADRID 2-BARCELONA 1

Las anécdotas de un Clásico loco: diluvio, Messi temblando...

'El Clásico' entre el Real Madrid y Barcelona dejó imágenes de lo más curiosas, como la de Leo Messi, que mientras esperaba a cambiarse de camiseta, se le vio tiritando por el frío.

Como no podía ser de otra manera, 'El Clásico' dejó imágenes anecdóticas. Para empezar, la noche arrancó como si de la mismísima batalla del Abismo de Helm se tratase. Un diluvio universal comenzó a empapar el césped del Alfredo Di Stéfano, dándole mayor eticidad -si cabe- a un partido que se preveía como clave para la lucha por La Liga. Mientras, el Atlético de Madrid aguardaba su turno para el domingo, esperando un resultado favorable como un empate y, de ese modo, darle por fin un hachazo al campeonato doméstico.

Precisamente, esa lluvia provocó una de las imágenes más curiosas. Leo Messi se acercó a la banda para pedir cambiarse de una camiseta azulgrana que tenía empapada. Mientras esperaba a que le trajesen una nueva, el argentino estaba tiritando, un retrato que no tardó en viralizarse en las redes sociales, con gente comprendiendo la situación del argentino o atizándole (acusando lo poco que se movió). Un '10' del Barça que estuvo cerca de marcar una obra maestra, rozando el gol olímpico en un saque de esquina que botó durante el primer tiempo, el cual solo lo evitó el poste.

El colegiado del partido, por si fuera poco después de lo ocurrido durante la semana (con la lesión de Mateu Lahoz), también tuvo su protagonismo. En este caso, Jesús Gil Manzano tuvo que detener el encuentro durante un par de minutos por los problemas con la tecnología. Casualmente, en esos minutos de añadido que tuvo que sumarle al crono al final del partido, el canterano del Barça, Ilaix Moriba, estrelló un balón en el larguero, rozando la remontada azulgrana en un 'Clásico' que no defraudó para el espectador. El Real Madrid se llevó los tres puntos para dar un golpetazo a La Liga, situándose como nuevo líder provisional, a falta de lo que hagan los rojiblancos en su batalla en el Benito Villamarín.