REAL MADRID

La estrategia por Mbappé

Se intensifican las informaciones que destacan la negativa del jugador a renovar con el PSG. El Madrid espera el momento para mover ficha.

Madrid

Las informaciones que destacan el poco interés de Mbappé en renovar con el PSG se intensifican con el paso de las semanas, según avanza la temporada y nos acercamos al mes de julio, punto de arranque del mercado de verano. Esta misma semana, la Cadena SER y Cuatro adelantaban que el jugador ya la ha comunicado al club parisino que no quiere ampliar su vinculación, que vence en junio de 2022, instando al PSG a ponerle precio este verano para que puedan obtener una buena cantidad por el atacante de Bondy. Mbappé tiene una larga lista de pretendientes y en el grupo de cabeza aparece el Real Madrid, equipo por el que el delantero siente afinidad ya desde su niñez.

Florentino Pérez está decidido a darle un golpe de timón a la planificación de la plantilla madridista este verano con varias incorporaciones y con un fichaje de alto coste, pero también con capacidad para ofrecer retorno económico al club gracias a su tirón comercial y a los contratos de publicidad y patrocinio que generará. En ese apartado, Mbappé es el ideal: joven, con sólo 22 años, pero ya es una estrella mundial de primer nivel, campeón de Francia en varias veces y del Mundial de Rusia 2018, en el que fue la figura de su selección. Sólo le falta la Champions, torneo que rozó el curso pasado y a por el que va en el presente con todo lo que tiene: le hizo cuatro goles al Barcelona en octavos y ya lleva dos al Bayern, sólo en la ida de cuartos.

Mbappé por delante de Haaland

El Madrid había posado su mirilla en Haaland en las últimas semanas, con motivo: el delantero noruego anda buscando una salida del Borussia ante la práctica realidad de que su equipo no jugará la próxima edición de la Champions League; su agente, Mino Raiola, se dio un paseo por Barcelona y Madrid el pasado Jueves Santo acompañado del padre del futbolista, toda una declaración de intenciones para el Borussia, que en el día previo le había negado la opción de salir este verano. Sobre el papel, Haaland parecía y parece un fichaje más factible que Mbappé, con un precio más reducido y con un salario más acorde a la escala de sueldos del Madrid. Pero no está exento de dificultades: las relaciones de Raiola con el Madrid nunca han sido buenas y las costosas comisiones que suele reclamar para sí mismo el italiano no ayudan en ese sentido.

El objetivo del Madrid para este verano de 2021 siempre fue Mbappé. La estrategia estaba clara: disuadirle de que renovase con el PSG para llegar a este estío, a un año de acabar contrato, con el club parisino teniendo que elegir entre venderlo o arriesgarse a que se vaya gratis en 2022. Un plan que ya dio frutos en el pasado con Courtois y Hazard, ambos procedentes del Chelsea, otro club que históricamente se niega a negociar por sus principales figuras. El plan iba según lo previsto, pero llegó la pandemia y recortó los ingresos de los grandes clubes, en el caso del Madrid en un 25% (unos 200 millones menos por temporada).

Con todo, si Mbappé se revela posible para este verano, como todo hace indicar ahora mismo, el Real Madrid hará su intento de traerlo a España. Las relaciones con el PSG son excelentes y siempre se ha intentado evitar que calasen informaciones sobre contactos del club blanco con futbolistas del PSG, llegando a emitir desmentidos para no molestar a Nasser Al Khelaifi, presidente de la entidad francesa. La caja ahora mismo no atraviesa su mejor momento, pero el Madrid tiene líneas de crédito suficientes para financiar el fichaje si llega el caso, con la esperanza de que el futuro estadio Bernabéu, una vez finalice la reforma, aporte los ingresos necesarios para equilibrar el esfuerzo que se hará este verano.

El Mundial de Qatar 2022 afecta a Mbappé

Se manejan otros dos escenarios. El primero, que el PSG no acceda a vender a Mbappé este verano, incluso sin que firme la renovación, situación en la cual el Madrid esperará a firmar al jugador en enero de 2022 sin coste, aunque sabiendo que en esas circunstancias necesitará tentarle con un salario fuera de mercado y con una buena prima de fichaje, por lo que la operación requerirá un esfuerzo económico pase lo que pase. Y el segundo escenario, que renueve con el PSG y pacte en ese momento un precio para su salida en un futuro cercano. Es la opción que menos gusta al Madrid, que quiere al jugador desde ya, pero se entiende posible por el empeño de los propietarios del PSG, de origen catarí, de que Mbappé juegue el Mundial de 2022 de Qatar aún como futbolista del equipo francés. Cualquiera de estos dos escenarios cumpliría con dicha condición.

El asunto del salario es importante, pero en el Real Madrid reciben la información de que Mbappé no le está dando prioridad al dinero a la hora de elegir su próximo proyecto. De ser así, ya habría firmado con el PSG, que le ofrece 36 millones netos por temporada. El Madrid llegará a pagarle lo que ya percibe, en torno a 21 millones netos por curso, aunque pretende compensar esa diferencia con un reajuste en el tema de los derechos de imagen del jugador. Históricamente, el Madrid comparte esos derechos con los grandes futbolistas, al 50%, basándose en la creencia de que la llegada al Madrid de estas figuras potencia la imagen de ambas partes, por lo que el beneficio ha de repartirse. En el caso de Mbappé, el Madrid cedería una parte de su trozo del pastel para remunerarle por otro lado lo que no ingresaría en concepto de salario.