LEGANÉS

Embarba, el enemigo perico que fue objeto de deseo del Leganés

El ahora extremo del Espanyol se verá el domingo con el equipo por el que estuvo a un paso de fichar en 2015. Sólo la negativa de Paco de dejarlo salir del Rayo evitó verlo de pepinero.

Embarba, el enemigo perico que fue objeto de deseo del Leganés
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

Tendrá el próximo domingo el Leganés en Embarba un enemigo formidable que hace no mucho tiempo pudo haber sido aliado capital. En la temporada 2014-2015 los pepineros, con Garitano a la cabeza, se empecinaron en lograr la cesión del extremo madrileño, que aquellos tiempos militaba sin oportunidades en el Rayo Vallecano de Paco Jémez tras haber pasado, entre otras, por la propia cantera del Lega. Ahora en Cornellá será una de las principales amenazas para Garitano

Sucedió en el mercado invernal de un curso en el que los blanquiazules retornaron a Segunda y el Rayo aún militaba en Primera. En el Lega se mantenía aún buena parte del bloque que había ascendido, un equipo con un perfil más de Segunda B que del fútbol profesional. De ahí que Garitano y los suyos buscaran experiencia y calidad para dar el último salto que garantizara la permanencia. Embarba encajaba en el perfil, sobre todo por descaro y potencial.

El futbolista era receptivo a una cesión que también amparaba el Rayo y en especial su presidente, Raúl Martín Presa. Todo estaba, por lo tanto, dispuesto para una salida que finalmente no se dio porque Paco Jeméz se cerró en se cerró en banda y se negó a prestar al chaval por miedo a que durante la temporada necesitase de sus ya por entonces explosivos recursos para atar la salvación. Así fue.

Antes de enero Embarba apenas había disputado tres partidos (dos de Copa, uno de Liga) con la Franja. Desde el final del mercado invernal, su participación se disparó. Jugó 13 duelos más, nueve de titular, y vio puerta en tres ocasiones, algunas ante rivales directos como el Córdoba o el Granada. El ahora futbolista del Espanyol acabó siendo relevante en aquella permanencia vallecana.

Pese a que la presión de todas las partes fue alta, el fichaje de Embarba fue inviable para un Leganés que acabó incorporando a Chuli como feliz plan B. El onubense acabó con once goles marcados en esa media temporada y disolvió el deseo blanquiazul por fichar a Embarba, ahora un enemigo formidable para la visita pepinera al Espanyol del domingo.