CUARTOS (IDA) | BAYERN 2 - PSG 3

Mbappé sacó de plano a Alaba

El duelo entre dos de los jugadores más deseados del próximo mercado tuvo en el parisino a un claro ganador. El austriaco naufragó en defensa.

Cuando sonó el "Die Meister, Die Besten, Les grandes équipes, The champions" en al Allianz Arena, muchos jugadores se sabían en el centro del escenario. Sin embargo, dos de ellos, por su situación futura, formaban parte del eleco principal: David Alaba y Kylian Mbappé. El austriaco se sabe que cambiará de aires y al francés quieren hacerle cambiar. El Real Madrid podría ser su vestuario común en el futuro y es el vaso comunicante que les une. Pero cuando se encendieron los focos, Mbappé sacó completamente de plano a Alaba.

El todavía jugador muniqués (ya sabemos que acaba contrato el 30 de junio) comenzó el partido en defensa con una misión, atar en corto a los atacantes rivales. Algo que no logró, pues tanto Mbappé como Neymar, almas libres, esperaron como cazadores furtivos hasta que tuvieron la presa a tiro. El brasileño dibujó los dos primeros goles, con Kylian y Marquinhos como ejecutores. A los 32 minutos, Alphonso Davies ocupó el lugar de Goretzka y Alaba pasó al centro del campo, donde mejoró sus prestaciones. Aunque el daño ya estaba hecho.

L'Équipe es una clara muestra entre los partidos realizados por los protagonistas de estas líneas. "Ajustó mal en el segundo gol parisino y no ató en corto a Marquinhos (28). Subió la medio con la entrada de Davies (33') donde mejora. Intentó un disparo sin peligro en el 53' y estuvo más incisivo al final del partido cuando su tiro se fue pegado al poste de Keylor Navas (86'). No estuvo en su tónica habitual". Con esta descripción, el diario francés suspende a Alaba, pues le coloca un '4', por debajo de Boateng (salió por Süle y mejoró las prestaciones de este: un '5') y Kimmich (el mejor de Bayern: '7'), con quienes compartió líneas a lo largo de los 90 minutos. Una línea argumental que comparte La Gazzetta dello Sport: "Alaba empezó mal como defensa central, lo hizo mejor en el centro del campo".

Muy diferente es todo lo que rodeó a un Mbappé que, junto a Neymar, conquistó el Allianz Arena como ya hiciera en octavos de final con el Camp Nou (su hat-trick aún retumba). "Take our final bow / Oh, it's our time to go / But at least we stole the show (hagamos nuestra última reverencia, es hora de que nos marchemos, pero al menos estuvimos impresionantes)". 'Stole the show' bien podría haber sido la banda sonora del partido de las estrellas del PSG. Mientras el Bayern asediaba (acabó con 31 disparos), ellos remataban. Si Ney creó los dos primeros, Kylian se sentó en la balanza poco después de que Müller la nivelara. El 2-3 demostró que esta Champions League juega sin cadenas y no hay quien le ate en corto.

"¡Dos ocasiones, dos goles y con Neuer delante!", exclama L'Équipe a la hora de entregarle el honorario galardón, compartido con Keylor Navas, de mejor jugador del partido con un sobresaliente ('9): "Mbappé y Navas, heroicos". La Gazzetta, de nuevo, concuerda en su análisis: "Dice que sale a la cancha convencido que es el mejor y lo confirmó con un doblete importante". "No estoy aquí para esconderme, me gusta ser decisivo en este tipo de encuentros", dijo el de Bondy tras el encuentro. Al tiempo que no quiso que su porvenir nublase su presente: "No tengo ganas de que todo el mundo hable de mi futuro y no hable de la victoria de hoy".

Futuro ¿común?

Y es que siempre que Mbappé entra en juego, el escrutinio es máximo. El Real Madrid le desea y su renovación no avanza, aunque Leonardo envió un mensaje de esperanza a la afición parisina ("Hablaremos de cosas más concretas pronto..."). La realidad es que el PSG ha presentado tres ofertas diferentes al delantero que este ha ido rechazando. El 7 ha ido dando largas a una extensión de contrato que, una vez (casi) cerrada la de Neymar, llega a su momento clave. El verano se acerca, el final del contrato anterior también (2022) y con ello crece la posibilidad de perderle a un año vista sin recibir retorno económico alguno.

Mientras que el 'caso Alaba' es muy diferente. Con otra renovación, la de Ramos, encallada, el austríaco gana enteros para vestir de blanco la próxima temporada. Llegaría gratis, aunque no sería barato, pues los 12 millones al año que demanda, amén de primas extra, son los que le han alejado de Múnich definitivamente. Su agente, Pini Zahavi, ha dejado claro que su preferencia es LaLiga (donde también juega otro interesado, el Barça). Ya decimos que el futuro podrían ser compañeros, pero en su último enfrentamiento como rivales, Mbappé stole the show.