SEVILLA-ATLÉTICO

1x1 del Atlético: Oblak no fue suficiente; Lemar, la única luz

El esloveno paró otro penalti, pero el gol de Acuña fue definitivo. El equipo rojiblanco se vio superado desde el primer minuto, pero el tanto llegó tras una mano.

Oblak: Sostuvo al Atlético en la primera mitad con otra actuación enorme. Paró su segundo penalti en dos jornadas, acertando la dirección del lanzamiento de Ocampos y evitando el resultado en contra antes de llegar a los diez primeros minutos de partido. Tendría que seguir actuando con asiduidad para atajar las constantes llegadas del Sevilla, muy superior. No pudo hacer nada ante el cabezazo de Acuña en el área pequeña.

Giménez: Se recuperó a tiempo tras haber estado entrenándose al margen durante la semana por problemas musculares. Sin Savic, fue el encargado de desplazarse al perfil derecho y cubrir la espalda de Trippier. Atento por arriba para intentar frenar los centros laterales del Sevilla, que no paraban de llegar por los dos costados, tanto fue el cántaro a la fuente que al final el equipo local marcó en esa faceta.

Felipe: Tuvo que celebrar no marcharse expulsado a los cuatro minutos de partido tras un pisotón al talón de Ocampos cuando no tenía opción de jugar el balón. Se situó en el centro de los tres centrales, pero le costó mucho imponerse sin faltas cuando salía de sitio, mucho más cómodo en centros laterales. Cada balón dividido provocaba el pánico por la opción de que llegase tarde de nuevo y recibiese la segunda tarjeta amarilla. En el apartado más positivo, sacó con la cara un cabezazo que De Jong ya cantaba como gol. En la segunda mitad fue creciendo, mostrándose mucho más seguro y muy contundente en el cuerpo a cuerpo.

Hermoso: El equipo no tuvo el balón ni salida en largo, con lo que Hermoso sufrió mucho. Cayendo todo el rato a la banda izquierda para intentar cubrir las subidas de Jesús Navas y colaborar con Lodi primero y Saúl después, el Sevilla le puso en problemas. Nadie tiraba un desmarque al espacio y la presión alta del equipo local no le permitía aportar su salida de balón. Tuvo la ocasión del empate nada más marcar el Sevilla, pero remató muy por arriba cuando estaba sólo en el área.

Trippier: Al inglés le cerraron las puertas para sus envíos a la espalda de la zaga, ya que recibía el balón con el equipo muy replegado y Diego Carlos y Acuña estaban avisados de la jugada de peligro. Se marchó enfadadísimo después de ver como su despeje daba en la mano de Ocampos y acababa suponiendo la recuperación del balón en la jugada del gol de Acuña.

Lodi: Fue el sacrificado poco después de la media hora de partido para intentar dar otro ritmo y otra dinámica a un Atlético completamente superado. Pero, al igual que el brasileño, varios jugadores rojiblancos podían haber salido sustituidos. Jugó como carrilero izquierdo, cubriendo la baja de Carrasco, pero en ningún momento pudo estar cómodo. No apareció en ataque y en defensa estuvo completamente superado con las subidas de Navas y la presencia de Suso. Oportunidad desaprovechada por Lodi, pero en su favor hay que reiterar que todo el equipo estuvo a un nivel muy bajo en esa primera media hora de encuentro.

Saúl: De vuelta al once, de partida en el centro del campo, pero sin poder dar claridad, salida de balón ni fuerza en el medio. Cometió el penalti que consiguió solventar Oblak con su parada. No pasa por un buen momento, ni físico ni mental, sin confianza en su juego y con la idea de sacarse el balón de encima cuando le llega en una zona peligrosa. Con la entrada de Correa pasó al carril izquierdo. En el gol del Sevilla no llegó a cubrir la subida de Navas, se le notaba agotado tras tanta ida y vuelta. Se le vio mejor en el costado que en el medio, pero lejos del mejor Saúl.

Koke: El capitán sufrió muchísimo para hacerse con el balón y la posesión en el medio. El Sevilla se impuso desde el primer minuto y se vio sobrepasado y llegando tarde a la presión. En una llegada desde segunda línea tuvo la primera ocasión del equipo, con un disparo cómodo para Bono. El Atlético necesita recuperar la posesión y la capacidad de dominar los partidos en el medio, algo que ha ido perdiendo con el paso de los partidos al igual que la ventaja que tenía con los perseguidores. Da la sensación de que Koke necesita un jugador a su lado que le ayude en esa faceta, alguien con despliegue físico y con salida de balón desde atrás, algo que se vio obligado a hacer Lemar bajando hasta casi el área propio.

Llorente: Al Atlético le costó un mundo encontrarle entre líneas en la zona de ataque. En campo propio lo pasa peor a la hora de girar y sacar el balón y donde es más peligroso no supo el equipo trasladarle el balón ni encontrarle al espacio en los primeros minutos. Intentó combinar mucho con Trippier, pero el Sevilla cerró el camino por el costado derecho. No estará contra el Betis tras ver una amarilla pidiendo la segunda de Diego Carlos, que parecía muy clara cuando se marchaba en una jugada de peligro. Mejoró en la segunda mitad, donde pudo aparecer con más constancia en el juego y generar más peligro.

Lemar: Fue el único jugador con un poco de claridad en el juego en la primera mitad, capaz de proteger el balón de espaldas con sus giros y de buscar la zona menos congestionada. Pese a la carga de minutos con Francia intentó estirar la presión y dar ritmo y músculo al equipo. Ahora sí tiene mucha confianza en su juego. En la segunda parte, con el equipo más entero, fue entrando aún más en juego y apareciendo en todas partes para dar claridad al equipo. Simeone le sustituyó tras el gol del Sevilla, un cambio que no mejoró al equipo. Estaba siendo de lo mejor y el más desequilibrante.

Luis Suárez: Cuando el Atlético juega tan replegado sobre campo propio le complica muchísimo la vida. No puede aparecer cerca del área rival y jugando de espaldas era una misión casi imposible que la pudiese controlar y hacerse fuerte. Tampoco está en este momento de su carrera para jugar al espacio y tirar desmarques en carrera desde campo propio. No estará contra el Betis en una jugada donde pareció que Acuña le buscaba e intentaba rehuir en todo momento la confrontación. Gran balón para Correa tras controlarla de espaldas y ponerla perfecta para el argentino, que no pudo empatar en el descuento.

Correa mejoró al equipo, pero no consiguió el empate

Correa: Su cambio mejoró la cara del equipo. Entró a la media hora para variar la distribución y el planteamiento del equipo, situándose en el perfil derecho y dando otra dinámica en la presión y en la intensidad a la hora de morder a la zaga rival. Tuvo el empate en el descuento, pero Bono lo evitó con la pierna tras rematar con el exterior muy centrado. Con esa superficie del pie había puesto un gran centro a Suárez al inicio de la segunda mitad, pero el uruguayo no llegó por poco.

Herrera: Entró al campo para dar posesión y fuerza al equipo. Es fundamental que recupere la versión de inicios de temporada, donde fue importantísimo en el mejor Atlético que se ha visto hasta el momento. Gran envío para Suárez en la jugada donde Correa no consiguió marcar el empate. El equipo le necesita.

Kondogbia: Vio la amarilla y tampoco jugará contra el Betis, tercera baja por sanción. Simeone sustituyó a Lemar para dar entrada a Herrera y Kondogbia, algo que aportó posicionamiento para desplegarse a los jugadores ofensivos, pero perdiendo al futbolista más incisivo.