LLEIDA - HÉRCULES

El Lleida deja al Hércules con un pie en la cuarta categoría

El conjunto de Manolo Díaz encadena su cuarta derrota consecutiva. Perdonó en la primera parte y Abel le sentenció en el 78'.

El Lleida deja al Hércules con un pie en la cuarta categoría
HÉRCULES CF

El Hércules camina con paso firme hacia la cuarta categoría del fútbol español. Sólo un milagro puede provocar que el conjunto alicantino esté la próxima temporada en la Primera RFEF. El Hércules encadenó su cuarta derrota consecutiva ante un Lleida que estuvo más fino en la definición. La moral del equipo de Manolo Díaz sigue por los suelos. En Alicante, en el año de su centenario, muy pocos creen que el Hércules pueda cazar una de las dos primeras plazas y mantenerse.

El conjunto blanquiazul desperdició varias ocasiones en el primer acto, pero en la segunda se derrumbó, como viene haciendo desde el pasado mes de enero. La reacción que tanto había proclamado ese vestuario se quedó a medias. El Lleida dio un paso al frente y un gol de Abel Molinero, en el 78', sentenció a un Hércules que sigue muerto.

La primera parte, por ocasiones y fútbol, fue del Hércules. El conjunto de Manolo Díaz falló en el estoque porque tuvo hasta cuatro oportunidades claras para romper la igualdad. Del Lleida sólo hubo noticias en los primeros minutos. Un remate de Raúl y otro disparo de Torras pusieron a prueba a Falcón. Poco más se supo del equipo de Molo, que vio como desde el primer minuto el Hércules desperdiciaba ocasiones. David Sánchez tuvo el 0-1 en la primera acción del partido, pero se encontró con Pau Torres. Benja, Moyita y Pedro repitieron casi las mismas acciones, pero sus disparos se fueron desviados por muy poco. El Hércules, a lomos de Pedro y Moyita, merecía ganar al descanso. Pero perdonó.

El equipo de Manolo Díaz se enfrió tras el paso por los vestuarios. La entrada de Quim Araujo en el Lleida le dio otro aire al conjunto catalán. Las ocasiones desaparecieron hasta que Torras tuvo el 1-0 a la salida de un córner, pero apareció Falcón. El meta gaditano tuvo que intervenir minutos después para frenar a Abel cuando se plantaba solo. Moyita, tras un centro chut que se complicó, también acarició el 0-1. Ahí murió un Hércules que pisó varias veces el área del Lleida, pero sin acierto. A once minutos del final, Abel se coló por la espalda de Álex Martínez, le dribló y metió un golazo al palo largo. Ese mazazo tumbó al Hércules y puso en chino el futuro blanquiazul.