COPA DEL REY | ATHLETIC-REAL SOCIEDAD

La Real se conjura para que el set del Barça no le pase factura en la final de Copa

Imanol Alguacil da dos días de descanso a sus jugadores para resetear. Por delante, 12 días para recuperar lesionados.

La Real se conjura para que el set del Barça no le pase factura en la final de Copa
AMAIA ZABALO DIARIO AS

La Real Sociedad trata de rearmarse moralmente para que set que recibió del Barcelona este pasado domingo no le pase factura de cara a la gran final de Copa del 3 de abril. En el club txuri-urdin se han conjurado para conseguir que la dolorosa goleada de esta última jornada (1-6) no haga más daño del necesario y que no termine de afectar a la confianza de un grupo que hasta el partido contra los del Koeman daba la sensación de que llegaba como una moto al derbi especial de La Cartuja. De entrada, Imanol Alguacil dio dos días de descanso a su plantilla para que reseteen y limpien sus cabezas, para cambiar el chip y empezar desde el miércoles al pensar en la final de Sevilla. “Este grupo de jugadores se ha ganado que nadie dude de ellos y que tengamos todos confianza en ellos. Yo al menos confío totalmente”, señala el entrenador oriotarra en una clara declaración de intenciones.

Imanol ha preparado una primera semana dirigida al partido contra el Athletic sin una carga excesiva de trabajo. Se trata de mantener el ritmo de competición y luego de cara a la semana de la propia final subir el volumen de entrenamiento para llegar lo más enchufado posible. En ese sentido, esta semana los realistas entrenarán cuatro días, desde el miércoles hasta el sábado, porque el domingo volverán a tener fiesta. Y luego ya desde el lunes de la semana que viene no hay intención de parar hasta la gran final de Copa. El entrenador realista tendrá esta semana importantes bajas en las sesiones. Porque no podrá contar con los jugadores lesionados, ni tampoco con los futbolistas que se han ido con sus selecciones.

Es el caso de Martin Zubimendi y Ander Barrenetxea con la sub-21, Mikel Oyarzabal con la absoluta, Adnan Januzaj con Bélgica, y Alexander Isak, con Suecia. El problema con estos jugadores es que no podrán ya entrenarse con el grupo de cara a la final hasta el viernes previo al partido de La Cartuja, y ya en el escenario del encuentro. Porque la mayoría tienen partido el miércoles, por lo que deben pasar un test de antígenos para poder volver a la burbuja del equipo y que se les permita jugar la final. De esos cinco futbolistas internacionales, cuatro de ellos apuntan a ser titulares contra el Athletic en La Cartuja. Deberá ingeniárselas Imanol para trabajar en sus ideas sin cuatro piezas que son muy importantes.

Tendrá que cruzar los dedos también el entrenador de la Real para que ninguno de los jugadores que se han marchado con su selección regresen tocados. Bastante tiene con los futbolistas que tiene en la enfermería. Algunos ya están descartados para la final. Es el caso de Luca Sangalli, el héroe de Ceuta; Jon Guridi, Joseba Zaldua, y Miguel Ángel Moyá. Para el resto de lesionados, Imanol tiene 12 días por delante para tratar de recuperarlos y que lleguen en perfecto estado de revista al 3 de abril. En esa tesitura se encuentran Aihen Muñoz, lesionado esta jornada y que lo tiene complicado; Nacho Monreal, al que se ha estado reservando en Las últimas jornadas; David Silva, con el que se decidió no arriesgar contra el Barcelona; y Aritz Elustondo, que lleva tiempo lesionado desde su lesión contra el Manchester United y que llegaría muy justo, pero que toda su recuperación la ha dirigido exclusivamente hacia la posibilidad de estar recuperado para el esperado partido de Sevilla.