ATHLETIC

La Gabarra, lista para zarpar

Finaliza la restauración de la embarcación del Athletic, a falta de la prueba en agua, con un coste de 200.000 euros. La idea es emplearla si se gana la Copa, pero sin aficionados.

La Gabarra, lista para zarpar
LUIS TEJIDO DIARIO AS

La Gabarra descansa en el Itsasmuseum Bilbao. Desde el pasado verano se ha ido realizando una labor de restauración, por valor de 200.000 euros sufragados por el Athletic, y esta ha concluido ya. Mañana el pontón será sometido a una prueba técnica final en agua que garantice su flotabilidad para ser usada de nuevo. Es el paso previo para que las autoridades marítimas autoricen su uso. La embarcación portuaria asegura para los próximos 20 años su posible uso.

Desde el inicio, este último trámite administrativo se planificó para el mes de marzo, es decir, en una fecha cercana a una posible utilización de la Gabarra por títulos del equipo, de modo que se pudiera garantizar la conclusión del procedimiento administrativo necesario para finalizar los trabajos de puesta a punto iniciados en julio a tiempo. Una vez completado el resto del trabajo, en septiembre, se decidió retrasar este último trámite a marzo obedeciendo a un criterio de racionalización de costes, evitando la repetición de uso de grúas.

El club que preside Elizegi quiere tenerlo todo a punto por si equipo se impone el mes próximo en alguna o las dos finales de Copa que tiene por delante, los días 3, ante la Real, y 17, ante el Barcelona. Eso sí, por la proximidad de fechas se hace inviable que los campeones se paseen con una marea de aficionados apostados por los márgenes de la Ría.

De hecho, el museo marítimo de Bilbao ha recalcado que se trata de un trámite administrativo que "nada tiene que ver con el ánimo de adelantar acontecimientos, sino que se enmarca en un contexto procedimental que se ha de seguir y que está previsto desde el inicio del proceso para que la Gabarra Athletic vuelva a estar preparada y a disposición de Athletic, Bilbao y Bizkaia".

En los años 80, de una población en Bizkaia de 1,2 millones de personas, se echaron a los márgenes de aquellas aguas por entonces color de chocolate un millón de seguidores. Pero ahora todo es más recogido por culpa del COVID. De hecho, este año la consecución de la Supercopa no tuvo una celebración popular y se limitó a dos recepciones restringidas en el Ayuntamiento y la Diputación de Bizkaia.