ESPANYOL-OVIEDO

1x1 Espanyol: paso atrás y desliz en un partido de 'mínimos'

El Espanyol deslumbra los primeros 15 minutos con un gol de Melendo pero luego pierde la iniciativa. La expulsión de Dídac condicionó el segundo acto.

Dídac Vilà, expulsado.
Eric Alonso

Diego López: No pudo hacer nada más en el golazo de Nahuel, un lanzamiento desde fuera del área con mucha violencia que se coló por la escuadra. Estuvo seguro en el resto de acciones del partido, aunque tampoco tuvo mucho trabajo ante un Oviedo inocuo.

Lluís: Le tocó ser titular dos meses después y en una posición inusual, la de lateral derecho. Participó en el primer gol con un pase interior a Melendo que desencadenó el 1-0. Le tocó medirse a Borja, el mejor ovetense, por lo que sufrió en los uno contra uno. Y luego también Nahuel actuó por su banda. En el 1-1 le dejó demasiado espacio para pensar y ejecutar cómodamente el disparo. No se prodigo en ataque.

David López: Aunque sufrió en algunos balones a la espalda, como uno en la primera parte que Javi Mier no aprovechó, se mostró seguro en el juego aéreo y en la defensa de área cuando el Oviedo jugó con un futbolista más.

Cabrera: Quizás de los mejores jugadores del Espanyol este viernes. Contundente, con buenas coberturas y seguro en el juego aéreo, pudo anotar el 2-0 en un acrobático remate después de un córner y actuó con buena nota de lateral izquierdo en el segundo tiempo.

Dídac: Regresaba al equipo después de varios partidos, en el que además fue su encuentro 175 con la camiseta del Espanyol. No le quedará buen recuerdo. Fue expulsado en el minuto 37 por una entrada a destiempo y a la altura del tobillo de Juanjo Nieto. El VAR revisó la acción y el colegiado decidió mostrarle la roja.

Keidi Bare: Omnipresente en fase defensiva. El albanés recorrió innumerables kilómetros, apagando fuegos cuando el Espanyol se quedó con uno menos. Sufró varias faltas que dieron oxígeno al equipo, aunque perdió algunos balones que costaron contraataques del equipo asturiano. Sin duda, su talón de Aquiles.

Darder: Más vertical que en otros encuentros, especialmente con algunas conducciones que generaron peligro. Guió el juego antes de la expulsión de Dídac con algún cambio de orientación exquisito. Ayudó defensivamente y probó algún lanzamiento sin suerte.

Embarba: Sustituido al descanso, completó una buena primera mitad. Con Lluís guardándole la espalda, desequilibró, forzó varios saques de esquina y puso dos centros peligrosos que no encontraron rematador. Fue un quebradero de cabeza para Lucas tanto por el costado como por la zona interior.

Melendo: Le dio continuidad a su buen partido en Gijón. El mediapunta anotó su segundo gol de la temporada, al acudir a un rechace del portero a tiro de RdT como el mejor delantero centro. Combinó, le dio criterio y aire al equipo en los momentos de dominio. Acabo sustituido justo después del 1-1 de Nahuel.

RdT.

Puado: No se le puede juzgar por sus acciones ofensivas, ya que apenas remató ni asistió cerca del área, pero el canterano volvió a dar una exhibición de compromiso, al acabar el encuentro como lateral derecho. Apenas crearon peligro por su costado y le dio continuidad al juego cuando tocó.

RdT: Fue uno de aquellos encuentros en los que el delantero madrileño acabó desquiciado. Protagonizó con su remate el 1-0, pero después apenas pudo encontrar portería. Vio una amarilla por meter el codo en un salto y pudo merecer la segunda en una acción defensiva en la que se lanzó al suelo y no tocó balón.

Calero: El central jugó el segundo tiempo después de la expulsión de Dídac. Sufrió en algunos ataques frontales del Oviedo, pero cumplió la misión. No tuvo participación en el 1-1 de Nahuel.

Dimata: Incomodó a los centrales, que le hicieron varias faltas, pero apenas pudo intervenir en el juego, lejos de interpretar las intenciones de sus compañeros.

Melamed: Aportó verticalidad, desequilibrio, pero muy lejos del área y con un Espanyol diezmado.

Lozano: Jugó los últimos cinco minutos y sufrió un percanece en una acción con Nahuel.

Wu Lei: No intervino.