BARCELONA

Braithwaite se suma a los héroes de las remontadas

El delantero danés añade su nombre a los de Artola, Zuviría, Pichi Alonso, Pizzi o Sergi Roberto. Todos ellos culminaron remontadas épicas en el Camp Nou.

El destino es caprichoso y cuando interviene en el fútbol, más. El miércoles por la noche el Camp Nou volvió a vivir una de esas remontadas que marcarán a una generación de barcelonistas. Un partido épico que tuvo, como acostumbra a pasar un héroe inesperado para culminar una gesta que únicamente se diferencia de anteriores ‘noches mágicas’ en que esta vez se completó sin la ayuda del público. Se jugó a puerta vacía por culpa de la pandemia.

En esta ocasión fue el danés Martin Braithwaite quien selló una remontada que inevitablemente rememora otras que, como la lograda ante el Sevilla y que vale el pase a la final de Copa, sirvieron para que jugadores poco mediáticos como Zuviría, Artola, Pichi Alonso, Juan Antonio Pizzi o Sergi Roberto se convirtieran en héroes por un día.

En los tiempos modernos, la remontada ante el Anderlecht de Raymond Goethals en los octavos de final de a Recopa 78-79 marcó a una generación. Tras un partido de ida más que bronco jugado en el viejo estadio Emil Versé de Bruselas el Barcelona cayó por 3-0, el Barça cocinó una remontada épica el día de Todos los Santos de 1978 ante un equipazo belga que contaba con jugadores de la talla de Vercauteren, Van der Elst, Resenbrinck, Coeck o Vercauteren.

Hansi Karnkl abrió el marcador, Heredia marcó el 2-0 y el éxtasis llegó a cuatro minutos del final cuando Rafael Dalmacio Zuviría, el Torito, emprendió una cabalgada que valió la prórroga, la consecuente tanda de penaltis y la clasificación para cuartos que acabaría en la final de Basilea.

Un año antes, el 7 de diciembre de 1978, el Barcelona ya había abierto el camino de las remontadas ante el Ipswich Town de Bobby Robson. En Portman Road, los ingleses habían arrasado al Barça por 3-0. En el Ipswich jugaban futbolistas de la talla de Mick Mills, Paul Mariner, Arnold Muhren. En el partido de vuelta el Barça forzó la prórroga y los penaltis gracias a una majestuosa actuación de Johan Cruyff, que marcó dos goles, mientras que Rexach anotó el tercero. No obstante, ninguno de los cracks mediáticos fue el héroe esa noche. El héroe inesperado fue el portero Pedro María Artola, Sant Artola gloriós fue bautizado esa noche, que paró dos penaltis en la tanda decisiva.

La siguiente gran noche culé de remontada en el Camp Nou la firmó Pichi Alonso, autor de tres goles en la semifinal de la Copa de Europa en la vuelta de las semifinales contra el Göteborg que igualaban el desastre del partido de ida. El partido llegó a los penaltis donde Urruti paró dos y clasificó al Barça. Víctor Muñoz anotó el penalti decisivo desatando la euforio de un joven recogepelotas del Camp Nou que se le colgó del cuello. El chaval era Josep Guardiola.

Juan antonio Pizzi será siempre “macanudo” desde el día que marcó el quinto gol de una remontada express. El 12 de marzo de 1997 el Barça jugaba la vuelta de los cuartos de final de la Copa ante el Atlético de Madrid. El empate a dos de la ida no hacía suponer nada épico, pero a la media arte, el equipo blaugrana caía ya por 0-3. En una segunda parte de locos, el Barça acabó ganando por 5-4 el día que Pantic marcó cuatro goles en el Camp Nou que no le sirvieron de nada.

La penúltima remontada llegó la noche del 6-1 al PSG tras haber perdido por 4-0 en París. Neymar firmó un partido sensacional, la foto se la llevó Messi, pero fue Sergi Roberto el autor del gol definitivo.

A esta lista de subidones adrenalínicos se suma ahora Braithwaite, con un gol decisivo que justificó el partidazo de Piqué con gol en el 94 incluido, la parada de Ter Stegen en el penalti y el golazo de Dembélé.