LAS PALMAS - JUAN GUEDES (II)

"Era un veterano con clase. Un caballero en todo"

Dos leyendas amarillas, como son Pepe Juan Suárez y Benito Morales, coinciden en destacar la cercanía del eterno capitán con los jóvenes valores emergentes.

"Era un veterano con clase. Un caballero en todo"
DIARIO AS

Con motivo del triste aniversario que se recordará el próximo martes, 9 de marzo, cumpliéndose medio siglo de la marcha del eterno capitán de la UD Las Palmas Juan Guedes que, a día hoy, sigue dejando una huella imborrable para todo aquel que de alguna forma u otra coincidió con su figura, el Diario AS une a dos ex jugadores destacados de los años posteriores al fallecimiento del ídolo grancanario. El talentoso mediapunta durante la década de los 70 y 80, Pepe Juan Suárez, que jugó durante 11 temporadas en el club amarillo, y el centrocampista de gran pundonor Benito Morales, desde 1980 a 1987, comparten con nosotros cómo fue su trato con él en aquellos partidillos entre el Artesano y la UD, cómo vivieron el fatal desenlace y cómo afectó su muerte al club.

“Un padre de los jugadores canarios”

Ambos, con una historia en común, aquel traspaso al FC Barcelona cuando eran juveniles, que no llegó a ejecutarse nunca en el caso de Suárez, aunque sí en el de Morales, hablan con admiración del capitán de la UD, un ídolo de masas por aquel entonces, destacando por encima de todo su cercanía con el jugador de la cantera.

“Con 15 yo ya jugaba en el regional del Artesano y, normalmente, todos los miércoles nos enfrentábamos al primer equipo de Las Palmas. Lo que más notábamos era su apoyo a la gente joven, te animaba y te aconsejaba. Ya en ese momento se me quedó grabado lo que luego me comentaron, que era un padre de los jugadores canarios. Imponía mucho respeto su presencia solo y su forma de hablar”, comenta Pepe Juan con admiración, a lo que añade seguidamente Benito Morales que “esta clase de gente es la que hoy falta, por desgracia. Como persona te saludaba, así, como él era alto, flaco, y te impresionaba y te ponía firme. Nunca hablé con él, pero te daba la sensación de seriedad a la misma vez que cercanía. Después jugabas contra él y nunca te daba una patada ni tenía ningún mal gesto. No se molestaba porque lo pudieras superar, lo admitía y te veía con madera. Era un veterano con clase. Un caballero en todo”.

LAS PALMAS

“Del club solo queda el nombre y el escudo”

En este encuentro, con motivo de rendir homenaje a la primera gran leyenda amarilla Juan Guedes, Benito Morales, no se muerde la lengua y considera que “si él estuviera vivo o se hubiera muerto más tarde, no hubieran pasado muchas cosas que han sucedido en la UD Las Palmas. Tenía mucho carisma y hubiese marcado reglas que hoy en día se hubiesen llevado en el club. Era un hombre excepcional. Entre su muerte y la de Tonono en tan poco tiempo, se rompieron muchas cosas”.

Si bien considera que en su época en el club también hay cosas que se hicieron mal, cree que actualmente “del club solo queda el nombre y el escudo. En los últimos 25 años se han hecho cosas… para estar este club dos veces en 2ªB… Se pudieron haber conseguido muchas cosas más si las pautas de estos señores, que por desgracia no están nosotros, se hubieran podido llevar a cabo”.

“Que si el equipo a punto de desaparecer, cambiar de estadio, un club drogado hasta las cejas... Con esta clase de gente, seguro que no hubieran pasado. El club eran ellos. Tenían un aura impresionante. Se han perdido valores”, nos manifiesta con bastante decepción sobre la situación actual que vive la entidad presidida por Miguel Ángel Ramírez.

LAS PALMAS

Líderes como los de antes

Ambos recuerdan con añoranza también ese tipo de figuras futbolistas que el paso a un fútbol moderno, con continuos movimientos de mercado y poco arraigo, ha ido dejando en el olvido. “Ya quedan muy poquitos y contados con los dedos de una mano. El caché de decir que yo estoy aquí… eso ya no existe. Puyol es de los pocos que quedaban. Ese respeto a la persona antes que al jugador, como Guedes transmitía, por eso le llamaban El Mariscal. Todo el mundo va a por el dinero y se acabó”, nos dice Morales con un tono de cierto desapego a lo que ocurre hoy en día, al que se suma Pepe Juan, comentando que “los líderes como eran Guedes, Tonono, Germán, Castellano, etc; es difícil que vuelvan. Hoy vienen muchos jugadores de paso. En el último partido Las Palmas tuvo cuatro capitanes, por ejemplo. Echo de menos los líderes que en los momentos malos tiren de las orejas al resto, aconsejan y dan el callo. Hoy en día hay más orgullo individual que colectivo”.

Un entierro histórico

Sobre lo que supuso su fallecimiento, Pepe Juan la recuerda como algo insólito hasta la fecha en Gran Canaria, puesto que, aunque “ya se sabía más o menos lo que iba a ocurrir, no fue como la marcha de Tonono en 10 días, pero así todo yo no me he visto un entierro más multitudinario en mi vida como ese y el de Tonono. Nunca me olvidaré”.

“Yo tampoco, como ellos nadie, colas enormes detrás del coche fúnebre. Eso no te lo hace un buen futbolista, eso te lo genera una gran persona. La gente los quería a rabiar”, finaliza Benito Morales al recordar al añorado capitán, del que está claro que su aura sigue presente en sus palabras.