BARCELONA

El Barçagate llegó a La Masia

El responsable de La Masia, Javi Martín, admite en el atestado que le colaron 192.000 euros en su departamento, en facturas de 16.500 mensuales por unos trabajos inexistentes.

El Barçagate llegó a La Masia

Conforme pasan las horas, se van conociendo detalles del atestado de los Mosso D'Esquadra en relación al Barçagate. La ruina moral llega a altos extremos, ya que en el troceo de facturas para esquivar los controles económicos del club, el club cargó facturas a La Masia. Así lo reconoció Javi Martín, responsable de La Masia, que se encontró una de 192.000 euros en su departamento en facturas de 16.500 mensuales por trabajos inexistentes.

Hay más declaraciones. Xavier Armengol, responsable económico de la Masia, dijo a los Mossos que hubo "un desvío de presupuesto de la Masia hacia la empresa Tantrasoft".Lo detectó en 2019, pero dijo que estos pagos se podrían estar efectuando desde noviembre de 2018.

Carles Folguera, ex director de La Masia, reconoce en su declaración que hubo reuniones con Nicestream, empresa de la que dependen Tantrasoft e I3 Ventures, pero que entonces no se llegó a firmar ningún contrato. Según los Mossos el perjuicio causado al Barcelona está entre los 843.000 euros y 1,2 millones de euros.

Hay más declaraciones. Las relacionadas con el departamento de comunicación. Según informó Mundo Deportivo, Mario Ruiz, actual responsable de prensa de Barça Formatiu y La Masia, reconoció que Masferrer "acordó con el grupo Nicestream un proyecto para impulsar el proyecto la Masia 360". Ruiz admite una reunión entre Jaume Masferrer, mano derecha de Bartomeu, y Carlos Ibáñez, representante de I3 Ventures (Nicestream). Ruiz destaca que "toda la relación contractual con este grupo la llevó Masferrer personalmente" y que él desconocía las condiciones e importes de contratación.

En el Barçagate se utilizó el censo de socios para intentar contrarrestar las opiniones negativas que se vertían contra Bartomeu. Además, a las oficinas de Hong Kong también llegaron facturas de las que se troceaban. Jaume Masferrer intentó obligar a que se pagasen, pero no siempre consiguió su objetivo. Xavier Asensi, miembro del Àrea de Negoci Global del Barça, abandonó el club el pasado mes de enero. Asensi, que era uno de los encargados de buscarle apellido al Camp Nou, se negó a aceptar facturas del 'Barçagate.