DEPORTIVO

De la Barrera tiene a todos listos para la final contra el Pontevedra

El técnico ha afrontado con bajas sus seis partidos con el Deportivo. Las recuperaciones de Miku y Derik vacían la enfermería en el momento clave.

Miku en el entrenamiento del Deportivo
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

Se acaban las excusas para el Deportivo, que el domingo afronta ante el Pontevedra una finalísima que marcará el futuro inmediato del club blanquiazul. Y no existirá ni la coartada de las bajas. Porque salvo contratiempo en los próximos días, Rubén de la Barrera tendrá a su disposición a toda la plantilla deportivista.

Las recuperaciones de Miku y Derik Osede, los jugadores que arrastraron molestias durante la semana de parón, vacían la enfermería y el técnico coruñés tiene a los 22 integrantes del primer equipo, además de Adri Castro, para elegir y definir su plan de cara al duelo con los granates.

No es algo que se haya repetido demasiado esto. Las lesiones han lastrado al Depor, sobre todo desde el inicio del nuevo año. Fernando Vázquez fue despedido tras afrontar con 10 bajas el partido ante el Zamora y Rubén de la Barrera se estrenó con siete ausencias obligadas. En sus seis partidos como entrenador deportivista, siempre ha tenido que lamentar al menos una baja por lesión o sanción. Ante el Guijuelo el infortunio se produjo el propio día del encuentro, con Miku cayéndose del once en el propio calentamiento.

Trabajo ofensivo sin mostrar las cartas

Además de contar con alternativas, el número de piezas a su disposición también le está permitiendo a Rubén de la Barrera ocultar sus cartas con respecto al posible once. Después del batacazo ante el Coruxo apostó por una revolución que funcionó frente al Guijuelo. Ahora, después de caer en A Malata, es posible que el técnico vuelva a agitar el árbol. De lo que sí es consciente es de que el equipo necesita gol y por eso la sesión de este miércoles ha estado dedicada a movimientos ofensivos y finalizaciones.