INTERNACIONAL

Indignación en Noruega con el club Brann, acusado de misoginia

Durante una entrevista con un jugador del club, uno de los más importantes del país, se vio una camiseta con la frase: “El fútbol femenino ¿qué es? No es ni fútbol ni es femenino”.

Indignación en Noruega con el club Brann, acusado de misoginia
Captura de TV Norwegian TV2

Noruega es uno de los países de Europa con más tradición y respeto por el fútbol femenino. El país que coronó a Ada Hegerberg, una de sus futbolistas, como la flamante Balón de Oro femenino mundial hace dos ediciones, ha vivido con vergüenza el gesto de uno de los principales clubes del país, el Brann, hacia el fútbol femenino.

La foto de una entrevista on line con el internacional Vegard Forren, de 33 años, en las instalaciones del Brann, donde se podía ver perfectamente en el fondo una camiseta con un mensaje misógino, ha indignado a todo el país y ha obligado al club a pedir disculpas públicamente por su error.

Forren posó para la entrevista en un lugar del club donde se podían ver colgando de la pared varias camisetas. Una, la del escándalo, la polémica y la discordia, estaba situada justo a la derecha del jugador y en la misma se leía, en noruego, la frase más manida, casposa e hiriente hacia el fútbol femenino: "El fútbol femenino ¿qué es? No es ni fútbol ni es femenino".

El club noruego se apresuró en reconocer el error y en pedir disculpas. Lo hizo Vibeke Johannesen, director ejecutivo del Brann: "Es increíblemente vergonzoso. Nunca se me había puesto la cara tan colorada como cuando vi esto. Pensé: '¿Es posible?'. En cualquier caso, conseguí que bajaran la camiseta".

Las disculpas del directivo del club no aplacaron la indignación general de las futbolistas del país, que no tardaron en sucederse en cadena. Ingrid Ryland, jugadora, del IL Sandviken, fue rotunda en sus declaraciones a la cadena TV2: "No tiene gracia. Probablemente sea una broma inocente, pero no es gracioso". Al tiempo que destacó como una circunstancia añadida a tener en cuenta el hecho de que el club en cuestión no tenga equipo femenino: "Incluso si tenía la intención de ser algo gracioso, no puede colgar eso en las paredes de uno de los clubes más grandes de Noruega. Hay que investigar qué ha pasado. Pensé que habíamos recorrido un largo camino". Y avisó de que la igualdad todavía es un hecho lejano: "Estos sucesos hablan un poco sobre las actitudes que todavía persisten. La igualdad de género no se toma en serio. El hecho de que el Brann no tenga un equipo femenino no mejora las cosas".