ESPANYOL

Mérida y Tejera, dos vidas predestinadas a encontrarse

Ambos, nacidos en los 90, eran los talentos de Espanyol y Barcelona en el fútbol base, emigraron con 15 años a Inglaterra y su carrera apuntaba a la Selección.

Tejera y Mérida.
JESUS AGUILERA

Cualquier entrenador del fútbol base catalán de finales de los 90 que se encargara de recorrer los distintos clubes de la provincia de Barcelona quedaba maravillado por dos zurdos, clones, de la Damm y del Santa Eulàlia que respondían a los nombres de Sergio Tejera y de Fran Mérida. Este viernes se vuelven a ver las caras (si los técnicos lo consideran oportuno) ahora en el fútbol de elite, en una LigaSmartBank que hace 20 años se les hubiese quedado pequeña, porque sus carreras apuntaban mucho más alto.

Lluís Planagumà, ahora técnico del Imabari japonés, era uno de aquellos entrenadores. No tenía ni 20 años Planagumà, pero el técnico no perdía detalle de jugadores como Tejera y Mérida. "Eran impresionantes. A Tejera lo fichamos. Y creo que tiene más mérito porque la hornada del 90 en el Espanyol no era muy potente. No había jugadores determinantes. Con 15 años ya ascendió a Liga Nacional de juveniles, incluso compitió en División de Honor".

También Mérida pudo ser perico. No pasaba desapercibido ese mediocentro prebenjamín que ya jugaba con benjamines y goleaba, aunque en aquel momento "aún no habíamos formado benjamines en la cantera y el Barcelona ya tenía una escuela más estructurada", soslaya Óscar Perarnau, que por aquel entonces entrenaba el Alevín B perico. Mérida decidió, entonces, vestir de azulgrana y compartir vestuarios con "Vallès, Falqué, Bojan... Destacaban y eran muy buenos. Había mucha diferencia".

Vicente Moreno y Fran Mérida.

Pioneros en irse de cadetes a Inglaterra

Ambos, nacidos en 1990, zurdos, mediocampistas e iconos de Espanyol y Barcelona, decidieron también recorrer el mismo camino como tránsito al fútbol profesional. Mérida, con 15 años, se desvinculó del Barça y siguió los pasos de Cesc Fàbregas. En 2015, decidió irse al Arsenal, con el que llegó a debutar en el primer equipo. Con el tiempo, y tras la denuncia azulgrana, el jugador tuvo que pagar 3,2 millones por derechos de formación.

También Tejera, en 2006, decidió dejar un Espanyol que consideraba que se le quedaba pequeño para fichar por el Chelsea. Un torneo en Tenerife con la Sub-15 había despertado el interés de infinidad de clubes. Tejera regresó sin haber debutado oficialmente. "Ahora son parecidos, pero Tejera jugaba más de mediapunta y metía goles. Mérida era más organizador o interior. Quizás su trayectoria no ha sido tan top como apuntaba al comienzo", espeta Planagumà.

En 2010 ambos ya habían dejado atrás su pasado en Inglaterra y ya habían retomado su aventura en la Liga. Mérida no cuajó en Real Sociedad o Atlético de Madrid, mientras que el club en el que más continuidad tuvo fue en Osasuna. Tejera, en cambio, ha vivido más experiencia en Segunda después de pasar por Mallorca o Espanyol, en una segunda etapa no demasiado exitosa. Ahora se vuelven a ver las caras por enésima vez. Dos jugadores predestinados a encontrarse siempre en un campo de fúbol.