SEGUNDA DIVISIÓN

Límites salariales en Segunda: se pueden gastar 237M€

LaLiga hizo públicos los límites salariales de los equipos, una vez finalizado el mercado de invierno. Espanyol (44,7M€), el que más puede gastar.

Límites salariales en Segunda: se pueden gastar 237M€
GORKA LEIZA DIARIO AS

LaLiga ha actualizado los límites salariales de los equipos de Segunda División tras el cierre de mercado de fichajes. Los clubes deben seguir apretándose el cinturón por el impacto del COVID en los presupuestos. Todavía los aficionados no pueden volver a los estadios y eso supone que una de las fuentes de ingresos sigue cerrada. En el reajuste, en Segunda solo se podrá gastar 237 millones de euros en total.

Los equipos que más pueden seguir gastando en salarios son los descendidos de Primera el año pasado, que cuentan con el fondo de compensación de la partida de los derechos de TV que les hace tener más ingresos. Espanyol (44,7M€), Leganés (26) y Mallorca (18,5). Además, el Almería sigue entre los que más dinero puede destinar a salarios. Entre los que menos están Málaga (2,9M€), Girona (4,1) y Mirandés (4,3).

Límites salariales.

Límites salariales.

¿Qué es el límite salarial y cómo se calcula?

El Límite de Coste de Plantilla Deportiva es la cantidad máxima que cada club de Segunda División puede gastarse en los salarios destinados a jugadores, entrenador, segundo entrenador y preparador físico (plantilla inscribible), así como en el filial, la cantera y otras secciones (plantilla no inscribible).

En el concepto de plantilla deportiva inscribible se engloban las retribuciones salariales fijas y variables (ya sean dinerarios o en especie como puede ser una vivienda, un vehículo, un viaje...), las retribuciones por cesiones de los derechos de imagen, la amortización de los fichajes, las cuotas de Seguridad Social, indemnizaciones por la extinción de contratos, primas colectivas, gastos de adquisición al tener que pagar primas a representantes...

Su cálculo se realiza a partir de la diferencia entre ingresos (televisivos, comerciales, ticketing...) de los gastos estructurales y el repago de la deuda prevista a lo largo de la temporada. A partir de ahí, es cada club el que elabora su propio límite salarial, pero debiendo cumplir con las normas del Control Económico de LaLiga y que, posteriormente, deberá ser aprobado por el Órgano de Validación. En caso de tener un límite salarial que no garantizase la estabilidad del club, este organismo lo reduciría hasta una cantidad que si lo hiciera.