ITALIA

Otro lío con la COVID: la Serie A no aplazó el Lazio-Torino

Tras el caso del Juve-Nápoles en octubre, este martes el Torino no viajó a Roma para jugar con la Lazio debido a las decisiones del ASL. El Lazio acudió con sus jugadores al estadio.

Otro lío con la COVID: la Serie A no aplazó el Lazio-Torino
@OfficialSSLazio

La Serie A ha vivido hoy otro caso muy parecido al que llevó al aplazamiento del Juve-Nápoles en octubre. Esta tarde estaba programado el encuentro entre Lazio y Torino, pero entre los granata aparecieron en estos días diez positivos en COVID que ya le impidieron disputar el enfrentamiento con el Sassuolo del fin de semana pasado (que se recuperará el 17 de marzo). La Autoridad Sanitaria Local, como ocurrió con los sureños, puso en aislamiento al equipo hasta la medianoche de este martes, pero la Lega Serie A esta vez no dio su visto bueno a otro aplazamiento. Hoy hubo un consejo de emergencia que confirmó la decisión: el partido se debe jugar... pero el Torino no viajó hacia Roma.

La Lazio, como hizo la Juve, se presentó normalmente en el Olímpico. Sus jugadores saltaron al césped aunque sin vestimenta de competición y sabiendo que el choque no iba a disputarse. Teóricamente, entonces, el 'Toro' será castigado con la derrota, pero el antecedente del Nápoles deja abierto cualquier escenario. El club de De Laurentiis, tras haber perdido los primeros dos recursos, vio sus razones reconocidas por el Colegio de Garantía del Comité Olímpico, que anuló el castigo y dispuso que el enfrentamiento con la Juventus se jugará. Salvo sorpresas, se avecina otra batalla legal.

La paradoja es que, en pocas horas, se pasó de las declaraciones del presidente de la Federación, Gabriele Gravina, que habló de "un impedimento objetivo para el Torino", a la decisión de la Serie A, que no aplazó el partido. El director deportivo de la Lazio, Igli Tare, desde el césped del Olímpico defendió la posición de su equipo: "Podría decir muchas cosas, pero mejor me callo. Decidirán las autoridades. A nosotros nos venía mejor no jugar, pero hay que respetar este campeonato. Y vamos a cumplir las normas". El presidente del Torino, por su parte, está enfurecido: "No se defiende la liga sin asumir la realidad, no nos podemos mover de la ciudad. La única decisión lógica era aplazar el partido" La batalla está servida: "Vamos a recurrir hasta que sea posible, por supuesto".