REAL MADRID

Zidane blinda al Real Madrid

El equipo blanco encadena cinco triunfos pese a las numerosas bajas con la receta de la Liga del confinamiento: portería a cero y solidez defensiva. Suma 402 minutos sin encajar.

Madrid

El Real Madrid cosechó en Bérgamo ante la Atalanta su quinto triunfo consecutivo, tras los logrados ante Huesca, Getafe, Valencia y Valladolid en la Liga. Cinco victorias pese a las numerosas bajas que acumula el equipo blanco (Ramos, Benzema, Marcelo, Hazard, Valverde, Carvajal, Militao, Rodrygo...) y en el punto crítico del curso, el que define si hay o no mimbres para pelear por los grandes títulos. Tras los varapalos en Copa y Supercopa y diversos tropiezos ligueros, Zidane volvió a las esencias: la receta de la Liga 2019-20 tras el confinamiento sigue sabiendo a gloria.

El Madrid se apuntó diez victorias consecutivas tras el regreso del torneo doméstico el curso pasado, una vez superado el parón por el coronavirus, tirando de solidez defensiva y eficacia rematadora, desactivando las pocas ocasiones que concedía al rival (papel fundamental el de Courtois) y aprovechando las escasas oportunidades que generaba. Venció esos diez encuentros marcando 19 goles y encajando sólo cuatro.

Tras llevarse un correctivo por parte del Levante en Valdebebas (1-2, marcado por la expulsión de Militao antes de los 10 minutos de juego), Zidane centró los esfuerzos en compactar al Madrid y el resultado está a la vista: ocho goles a favor y sólo uno en contra para sumar cinco victorias que han metido de lleno al equipo en la lucha por la Liga y con un pie ya en los cuartos de final de la Champions, los dos torneos por los que aún puede competir. Y de propina, acumula 402 minutos sin recibir un gol, desde que Javi Galán le hiciese uno a Courtois en Huesca, a principio de febrero.

Menos remates, menos paradas, menos Courtois

En Bérgamo, secó uno de los mayores caudales ofensivos de Europa: la Atalanta había marcado al menos tres goles en nueve de los 14 partidos que llevaba jugados en 2021 antes de enfrentarse con el Madrid. Favorecido por las circunstancias (la expulsión de Freuler en el 17', la lesión de Duván Zapata a la media hora), el equipo blanco desactivó todas las vías de ataque del cuadro italiano, hasta el punto de que sólo remató dos veces, y ambas fuera de los tres palos.

Las estadísticas evidencias el paso adelante que ha dado el Madrid en las tareas defensivas. En los últimos cinco partidos ha promediado 5,8 disparos en contra (la media del curso es de 8,8) y 1,6 tiros entre palos (en toda la temporada, 3,03); Getafe y Atalanta no llegaron a rematar a puerta, el Valencia lo hizo sólo una vez. Courtois ha tenido que hacer sólo siete paradas en este tramo (1,4 por partido). Y todo ello sin necesidad de transformar la intensidad en agresividad (la media de faltas que comete por encuentro se mantiene en torno a 11) y sin perder el control el balón; de hecho, lo ha reforzado, con un 66% de posesión media en estos últimos cinco encuentros, cinco puntos por encima del promedio de la temporada en total (61%).