INGLATERRA

Bale presiona a Mourinho

Desde el choque que tuvieron en rueda de prensa por las molestias físicas del galés, el jugador ha dado un paso al frente, con dos goles en tres partidos.

Hace apenas dos semanas, cuando Gareth Bale se borró teóricamente para el partido de FA Cup contra el Everton por unas supuestas molestias que nunca llegaron a demostrarse, José Mourinho explotó. Intentó dejar claro que si el galés no respondía era responsabilidad suya y que, si de verdad estaba tan bien físicamente como insinuaban desde su entorno, que lo demostrase sobre el terreno de juego. Él se comprometía a darle oportunidades si se las ganaba. Tres partidos después, el aún jugador del Real Madrid ha cuajado sus mejores apariciones con los spurs y puesto en un serio aprieto a su entrenador.

Desde entonces, Mourinho le ha dado un partido como titular, la ida contra el Wolfsberger, en la que fue de largo el mejor jugador del encuentro, marcó un gol y dio otra asistencia en los 64 minutos que estuvo sobre el terreno de juego. Después, otra asistencia en el partido contra el West Ham, un encuentro en el que, a pesar de que perdieron, su salida en el descanso fue una revolución que a punto estuvo de darle la vuelta al marcador. Finalmente, en los apenas 22 minutos que jugó en la vuelta de Europa League, otro golazo para meter aún más presión al portugués.

Sus actuaciones ya han servido, por ejemplo, para que en rueda de prensa se le haya dicho que la afición pide un once en el que quepan Kane, Son, Dele Alli y Bale, pero Mourinho, tirando de ironía, ha dejado claro que no lo tiene tan claro: “¿Cuatro jugadores? ¿No prefieres decirme los once? Contra el West Ham no estuvieron desde el inicio, pero durante unos 20 minutos les tuvimos a ellos y a Lucas. No le dimos la vuelta al marcador. No marcamos lo suficiente, pero, eso sí, salimos del encuentro con sensaciones positivas. Nunca va a ser un problema poner juntos a los buenos jugadores”. Ahora Bale, que ha respondido al desafío que le lanzó su entrenador hace 15 días, espera que su entrenador haga lo prometido: ponerle.