GETAFE-VALENCIA

La necesidad del Getafe rebaja el morbo y la rivalidad con el Valencia

El Valencia llega al Coliseum en el peor momento del Getafe. Nadie se acuerda de los flirteos veraniegos con Bordalás o los duros enfrentamientos con Marcelino.

La necesidad del Getafe rebaja el morbo y la rivalidad con el Valencia
CHEMA DIAZ DIARIO AS

El Getafe-Valencia de este sábado estaría rodeado de todo el morbo del mundo si no fuera porque la situación de los azulones es tan crítica que no permite mirar hacia otro lado más que hacia adentro. Desde la eliminatoria de Copa de hace dos años, los enfrentamientos entre estos dos equipos se vivían con tensión creciente. La marcha de Marcelino, enemigo íntimo de Bordalás ya la atenuó, pero sigue habiendo cuentas pendientes. Damián no ha podido volver a jugar en Copa del Rey desde aquella eliminatoria por la sanción que le cayó. Seguramente el capitán volverá al lateral derecho tras el experimento de la semana pasada.

Pero este año Bordalás pone el morbo máximo. En verano se especuló con su fichaje por el equipo che y él estaba encantado. Finalmente el elegido fue Gracia, tan cuestionado hace una semana como lo está ahora el alicantino. Getafe y Valencia han pasado de pelear por Europa y las semifinales de Copa a jugar un duelo trascendental en la lucha por la permanencia. En dos años las trayectorias de ambos han dado un giro radical para desgracia de sus aficionados.

En lo deportivo el Getafe cuenta con toda su plantilla, lo que permitirá a Bordalás elegir una vez más entre sus clásicos o los fichajes de invierno. Lo previsible es que haya pocos cambios respecto al equipo que perdió la semana pasada en Sevilla. El regreso al lateral derecho de Damián y las alternativas en la pareja de delanteros han de ser las únicas novedades.