SEGUNDA B

Biabiany se mete a San Fernando en el bolsillo: “Mbappé de la isla”, “escandaloso”…

El fichaje del extremo francés, tras pasar por Inter de Milán o Parma, fue un ‘bombazo’, y ahora ha disipado las dudas ‘destrozando’ defensas.

San Fernando CD Biabiany Inter Milan Segunda B

Normalmente, cuando un jugador con amplia experiencia en Europa o incluso en equipos de Primera en España ficha por un club de Segunda B o Tercera, un equipo modesto del fútbol español, se habla siempre de ‘bombazo’, de ‘fichaje random’, de ‘sorpresa’ y la sombra de la duda siempre se posa sobre el jugador. Queda siempre la incertidumbre de si el futbolista llega al club realmente comprometido o busca una retirada cómoda.

Con el aterrizaje del francés Jonathan Biabiany al San Fernando CD, equipo del subgrupo A del grupo 4 de Segunda B, pasó exactamente esto. El campeón del mundo con el Inter de Milán, y con pasado en equipos como Parma o Sampdoria, dio la sorpresa en el anterior mercado veraniego, y de manera justificada o injustificada existía la incertidumbre de cómo respondería un jugador de amplia trayectoria internacional, con 32 años de edad, en una categoría como la Segunda B española.

“Es normal que, después de haber jugado muchos partidos en Primera, al llegar a Segunda B mucha gente espere que haga la diferencia. Estoy aquí para hacer la diferencia, no vengo de vacaciones”, expresaba en su presentación.

Unos cinco meses después aproximadamente de su llegada a La Isla, se puede decir que este veloz futbolista está cumpliendo con las altas expectativas que había sobre su rendimiento, jugándolo prácticamente todo, como titular, y siendo diferencial. Ha participado en 14 de los 16 partidos disputados por su equipo, partiendo desde el once inicial siempre, y ha marcado cuatro goles.

La afición está enamorada: “Nos va a dar el ascenso"

El pasado 21 de febrero, el San Fernando ganó fuera de casa contra el Algeciras de Salva Ballesta por 0-3. Un encuentro clave por el liderato del subgrupo, en el que el cuadro de Jovan Stankovic se impuso con claridad a su rival, y donde brilló especialmente el francés Biabiany, encargado de meter el primer gol del encuentro y su tercer tanto de la temporada.

“Seguramente en este partido, que estaban muy cerrados y había miedo, era importante hacer el primer gol para que todo fuera más fácil”, ha comentado recientemente el extremo. Y aprovechando la gran actuación del futbolista, la cuenta de Twitter del club pidió a su afición calificativos para el atacante, lo cual desencadenó en una cascada de halagos de todo tipo.

“Nos va a dar el ascenso”, “escandaloso”, “impresionante”, “cada vez más integrado”, “cada partido lo veo mejor, con más confianza y currante cómo el que más”, “demostrando para lo que vino”, “jugón”, “espectáculo”, “incisivo”, “puñal”, etc. Así define el aficionado isleño a su jugador.

Empezó su carrera futbolística en el equipo de su barrio y era conocido por su apodo "el malo". Y ahora, en el mismo tweet, hay quien se atreve a ponerle un mote más actualizado: “Mbappé de la isla”.

Un fichaje inesperado tras una amplia trayectoria en Italia

“La temporada pasada ya me preguntaron para venir, pero tenía un acuerdo con otro equipo. Después me hablaron de nuevo de esta posibilidad. Para mí era importante estar cerca de mi familia, porque yo vivo en Marbella. Cuando me hablaron del proyecto, de la posibilidad de estar aquí, fue una oportunidad que me encantó. El club tiene un buen proyecto, está haciendo cosas grandes, y me gusta esta prueba”, reconoció en su presentación.

A casi todo el aficionado al fútbol le sorprendió la incorporación de Biabiany por el San Fernando. A todos menos a él. La referencia que existía del francés era que había estado por varios clubes de Italia, e incluso lo último que había llamado la atención de él era una carta 'flashback' en el FIFA 20, que le daba un 99 en aceleración y un 97 en sprint y le convertía en un futbolista muy codiciado.

Pero la carrera de Biabiany, hasta este año con el San Fernando, ha tenido de todo. Ha jugado más de 200 partidos en la Serie A, con el Parma, el Inter de Milan y la Sampdoria, además de pasar por el Chievo Verona, el Módena o el Trapani (equipo del que procede tras jugar 12 partidos). Su única experiencia fuera del país italiano fue la Fortuna Liga, la Primera División de República Checa, donde jugó con el AC Sparta Praga.

Fue en el Inter de Milán donde tocó techo, jugando en la Champions League, ganando una Coppa Italia e incluso un Mundial de Clubes, marcando en la final contra el TP Mazembe de la República democrática del Congo su primer gol con el equipo nerazzurro.

Las lesiones casi le evitan recuperar su mejor nivel

Aunque ha pasado la gran parte de su carrera entre Inter de Milán y Parma, casi todos los años ha tenido que cambiar de club, de manera que ha vivido un auténtico vaivén de traspasos y cesiones. Además, estuvo cerca de dejar el fútbol en el año 2015 por culpa de unas arritmias. Antes, en 2013, tuvo cuatro lesiones: problemas en la rodilla, en los abductores e isquiotibiales. Y posteriormente tuvo problemas de rodillas desde 2016 a 2019, cuando un esguince lo mantuvo dos meses fuera de los terrenos de juego.

Superados esos problemas, Biabiany parece estar recuperando su mejor nivel, y físicamente está en forma, algo que usa cada jornada para marcharse de los rivales y explotar la velocidad con la que destacó desde muy joven. De hecho, llegó a ser uno de los jugadores más rápidos del mundo y debutó con la selección sub-21 de Francia.

“Me encuentro muy bien. Lo importante es seguir así, con esta forma”, ha comentado en la última rueda de prensa concedida, y ha confesado que ahora está trabajando mucho la faceta defensiva, ya que en lo ofensivo y a la contra puede hacer daño. Este pasado verano, el parisino firmó por dos temporadas con la disciplina azulina, y ya en la primera intentará llevar a su equipo a Segunda División.