OCTAVOS (IDA) ATALANTA - REAL MADRID

La Atalanta ha dinamitado los cimientos del 'catenaccio'

El equipo de Gasperini juega alegre y promedia 2,18 goles por encuentro, más que el Inter y la Juventus. "No creo en esperar a que el rival cometa un error", advierte el técnico bergamasco.

La Atalanta ha dinamitado los cimientos del 'catenaccio'

La aplicación del catenaccio, un sistema que consiste en realidad en añadir un tercer hombre a la zaga, se amplió como término a casi todo tipo de fútbol ultradefensivo. Marcar y guardar la ropa. Durante muchos años ha sido santo y seña en Italia, pero Gianni Brera, Nereo Rocco y Helenio Herrera, los popes del catenaccio o cerrojazo de toda la vida, se espantarían ante esta Atalanta de Gasperini que este miércoles se mide en la ida de octavos de final (21:00h.) de la Champions al Real Madrid.

Sus cuatro goles al Nápoles el pasado domingo no fueron una conjunción astral. El equipo bergamasco promedia 2,18 tantos por partido este curso; el líder Inter de la Serie A se queda en 2,09 y la todopoderosa Juventus de Cristiano, en un promedio de 2,03. Desde que empezó 2021, la Atalanta perforó la red rival con tres dianas o más en nueve partidos. Va arriba y no le importa encajar goles, sólo deja su portería inmaculada en un partido de cada tres...

La Dea (el apodo del club bergamasco por tomar su nombre de una diosa y heroína griega), estuvo la temporada pasada a cinco minutos de eliminar al PSG en cuartos de final de la Champions y la terminó con 116 goles entre todas las competiciones, 98 de ellos en la Serie A. Le faltaron dos en el campeonato doméstico para alcanzar el centenar, algo que no se ve Italia desde el año 1949.

"Jugar contra Gasperini es como ir al dentista..."

Pep Guardiola

El arquitecto de la alegría que transmite la Atalanta es Gian Piero Gasperini, un entrenador que no valía para Massimo Moratti. En 2011, al destituirlo en el Inter tras apenas cinco partidos, fue durísimo: "Gasperini lo arruinó todo". Pero lo que para unos es un error, para otros es una oportunidad. Antonio Percassi, dueño y factótum de la Atalanta, quería un entrenador que igualara su ambición y lo halló en Gasperini. "Ni creo ni creeré nunca en esperar a que el oponente cometa un error", aseguró el técnico italiano en The Guardian para explicar su filosofía. Prefiere golpear primero y golpear más. De hecho, Gasperini ha volteado el catenaccio. Su sistema de tres centrales atrás, en lugar de encapsular al equipo, lo impulsa hacia la portería contraria y la Atalanta se vuelve imprevisible. Para Guardiola, fan del italiano, "enfrentarse a Gasperini es como ir al dentista".

Los jugadores de la Atalanta celebran un gol en el Johan Cruyff Stadium de Ámsterdam.

"Nosotros no perdemos... ganamos o aprendemos". Gasperini lo dijo y su equipo tomó nota. Allá por noviembre pasado cayó 0-2 ante el Hellas Verona por un penalti, culpa de un despiste de Toloi. Desde entonces, sólo una derrota (ante la durísima Lazio) en 14 jornadas. Aprendieron la lección. Este equipo, casi revolucionario, se enfrenta mañana al Madrid...