INGLATERRA

Con el Brexit, Bielsa y Solksjaer no estarían en la Premier

La nueva legislación indica que un técnico extranjero debe haber entrenado dos años consecutivos o tres en cinco en la élite para ganar el derecho a entrenar en la Premier.

Con el Brexit, Bielsa y Solksjaer no estarían en la Premier

Vientos de cambio soplan en Inglaterra levantados por el Brexit. El nuevo marco legislativo en el que se mueve el país, desde el pasado 1 de enero, ha agitado los cimientos de la Premier League, que en un futuro no podrá contar con técnicos como Solskjaer o Bielsa. Al menos, en las condiciones en que se encontraban en el momento de ponerse al frente del Manchester United y el Leeds United, respectivamente.

El lavado de cara al que se tendrá que someter el fútbol inglés es mayúsculo y este no solo afectará a jugadores, también a técnicos. Los equipos de la Premier y la Championship habrán de enfrentarse a un bloqueo a la hora de contratar técnicos extranjeros que solo podrán superar a través del cumplimiento de unas normas marcadas por la Federación inglesa (FA, por sus siglas en inglés). Las cuales hay que cumplir siempre que se trate de alguien que llegue a las islas desde el extranjero. Por ello, casos como el de Mikel Arteta y el Arsenal no serían problemáticos, ya que el vasco ya se encontraba en Inglaterra (segundo del City) en el momento del nombramiento.

Este nuevo compendio legislativo, como bien indica el 'Daily Mail', está basado en una especie de sistema de puntos que determina si un entrenador está cualificado para obtener un Governing Body Endorsment (GBE), es decir, un certificado que les permita ejercer en Inglaterra. Los requisitos necesarios para cumplir con lo recogido en la nueva normativa son haber entrenado un 'Top League' (como viene descrito en el documento explicativo) durante dos temporadas o en tres de las cinco anteriores.

Ole y Marcelo estarían en problemas

Si no se cumple con esa premisa, la otra opción a la que asirse es haber entrenador a alguna de 50 mejores selecciones del mundo (por coeficiente FIFA) durante los cinco cursos anteriores al nombramiento. De esta manera, Ole Gunnar Solskjaer no podría haber sustituido a Mourinho en diciembre de 2018, puesto que su experiencia anterior en banquillos se resume en el Molde, no estando la noruega entre las consideradas ligas top.

En el caso de Bielsa, su experiencia previa al Leeds, en el Olympique de Marsella, Lazio y Lille, no hubiera sido suficiente para ocupar el banquillo de Elland Road, puesto que el haber estado sin equipo desde diciembre de 2017 hasta el verano de 2018, momento de su llegada a Championship, le restaba más de lo sumado por otras partes.

La Championship, con más problemas

La Segunda división inglesa se verá afectada en mayor manera que 'su hermana mayor', puesto que es mucho más habitual que incorporen entrenadores foráneos, como el caso de Daniel Farke, actual técnico del Norwich, líder de la categoría, y cuya única experiencia previa era el filial del Borussia Dortmund. Además de otros como Xisco Muñoz. El español ocupa el banquillo del Watford desde diciembre, habiendo entrenado anteriormente en la Tercera española y en la liga de Georgia, competiciones fuera de las citadas Top Leagues.

Además, todo ello afecta también a los asistentes, que deben cumplir las mismas premisas que sus jefes. Esto dificultaría la llegada de una práctica habitual, que es la llegada del cuerpo técnico de confianza del técnico en cuestión. En tanto que la obtención de la GBE no es eterna, ya que solamente se asegura durante tres temporadas desde su logro. Aunque los clubes pueden aplicar por una extensión de la misma, como si de un contrato se tratara.

Se espera que los equipos presionen a la FA, para tratar de suavizar las restricciones, puesto que todo lo aquí listado limitaría sobremanera sus opciones futuras. Según recoge la nueva normativa, esta legislación es efectiva desde el 1 de enero de 2021, por lo que todo cambio de entrenador o cuerpo técnico de ahora en adelante sería plausible a verse sometido al escrutinio de la Federación.