INTERNACIONAL

Mou ignora a Bale: saca a un canterano antes que a él

El galés se ha quedado sin jugar ni un solo minuto ante el West Brom después de tampoco vestirse de corto contra el Chelsea. Mou prefirió hacer debutar a un canterano.

Madrid

La polémica alrededor de Gareth Bale (31 años) volvió a ser protagonista en la victoria del Tottenham ante el West Brom. Los Spurs, con el regreso de Harry Kane, recuperaron la sonrisa después de tres derrotas seguidas, pero el galés volvió a quedarse sin jugar ni un solo minuto. Bale calentó durante buena parte del partido pero al igual que pasó en el partido ante el Chelsea, Mou prefirió no darle entrada. Los tres elegidos por el portugués fueron Matt Doherty que sustituyó a Aurier, Bergwijn que entró por Lamela y un inesperado Dane Scarlett, canterano que debutaba en Premier sustituyendo a Son en el 94.

Gareth Bale parece cada vez más alejado de su mejor versión. El galés regresó el verano pasado a su casa, al Tottenham, el club donde se convirtió en uno de los mejores futbolistas del planeta. En Londres es un ídolo y la hinchada esperaba lo mejor de él, pero lo que se ha encontrado es a un futbolista muy diferente del que abandonó el club en 2013 para convertirse, en aquella época, en el fichaje más caro de la historia (101 millones pagó el Madrid).

Contra el Chelsea, Mourinho no le dio ningún minuto. Una situación que sorprende especialmente si se analiza la situación. A pesar de la ausencia de Harry Kane por lesión, Bale fue suplente (Vinicius, Son y Bergwijn fueron el tridente ofensivo). Su puesto en el banquillo se ha convertido en algo habitual, aunque lo ocurrido durante el encuentro demuestra la nula confianza que actualmente Mou tiene en él. Con los Spurs perdiendo 0-1, el galés estuvo casi toda la segunda parte calentando en la banda. El entrenador portugués hizo cambios ofensivos, pero se ‘olvidó’ de Gareth: Lucas Moura y Lamela reforzaron la parcela de ataque.

El partido terminó con la derrota del Tottenham y sin que Mourinho agotara los tres cambios. Bale era el único futbolista ofensivo que le quedaba al técnico en el banquillo, pero prefirió no meter más pólvora en el campo antes que confiar en el jugador cedido por el Real Madrid. De hecho, en los últimos minutos el galés dejó de calentar y volvió a ocupar su puesto en el asiento de los suplentes para ver los últimos minutos del duelo.

Después del encuentro, Mourinho fue preguntado por el hecho de que Bale no tuviera ni un minuto en un día tan importante: “Yo doy lo mejor de mí, él da lo mejor y todos dan lo mejor”, fue la respuesta. El portugués fue enigmático y, visiblemente molesto, optó por no profundizar más en el asunto.

La realidad es que el futuro de Bale cada vez está más lejos de Londres. El Madrid le cedió al Tottenham con la esperanza de que se reencontrara con su fútbol y se quedara allí, pero ahora todo hace pensar que los blancos volverán a tener un problema el verano que viene, puesto que el galés todavía tiene contrato hasta 2022.