RAYO VALLECANO

El Rayo vive su mercado más tranquilo de la última década

Los franjirrojos sólo han acometido una operación en esta ventana, el fichaje de Guerrero. Este es su enero más plácido de los diez últimos años, mientras que el más movido data de la 11-12.

Cartelón con el fichaje de Guerrero por el Rayo.
@RayoVallecano

El Rayo ha vivido su mercado invernal más tranquilo de la última década. El club franjirrojo sólo ha acometido una operación: el fichaje de Miguel Ángel Guerrero, delantero procedente del Nottingham Forest que firma hasta final de temporada. El toledano, de 30 años, llega para apuntalar el ataque, algo que el cuerpo técnico venía demandando desde la ventana anterior. No se han producido más refuerzos ni salidas. Es más, por no haber, ni siquiera ha habido rumores ni han trascendido demasiados nombres de candidatos para ese puesto.

Este ha sido un enero plácido si lo comparamos, sin ir más lejos, con el del pasado año, cuando la entidad madrileña realizó tres incorporaciones —De Frutos, Isi y Qasmi— y tuvo tres bajas —Embarba, Piovaccari y Abdoulaye—. Aunque las graves lesiones de Alberto García y Ulloa propiciaron las llegadas de Santamaría y Juan Villar, pero fuera de ese plazo, a finales de noviembre y febrero respectivamente.

Más ajetreado aún resultó el mercado invernal de la 18-19. Con el equipo en Primera e inmerso en puestos de descenso se buscó la reacción realizando los fichajes de Mario Suárez, Di Santo, Uche Agbo y Catena. Además se dio salida a Dorado, Alex Alegría, José León y Lass. Ocho movimientos, los mismos que realizaron en la 17-18, cuando se sucedieron las altas de Armenteros, Majeed, Elustondo y Bebé y las bajas de Montiel y Lass —cedidos— y la rescisión de Trashorras y Rat.

Sin embargo, el récord lo encontraríamos en la campaña 11-12. Por entonces, el Rayo de Sandoval se reforzó con Diego Costa —clave en la consecución de la permanencia gracias a sus diez goles y cinco asistencias en 16 partidos—, Armenteros, Pulido y Joel y abrió la puerta a Susaeta, Koke, Rafa García, Botelho y Jordi Figueras. Por contra, los otros eneros más parados datan de los cursos 14-15 —llegó Miku y se fueron Lass y Jonathan Pereira— y 10-11 —con la marcha de Lucas Pérez y Borja Gómez al Karpaty—.