LEGANÉS

Un mercado invernal inusualmente tranquilo para el Leganés

El Leganés sólo ha acometido dos bajas (Ojeda y Santos) y un fichaje (Brandon). Tener las fichas profesionales completas, uno de los problemas. Siempre ha sido agitador de este mercado.

Un mercado invernal inusualmente tranquilo para el Leganés
@CDLeganes CD Leganés

Estaba habitualmente acostumbrado el Leganés a ser protagonista in extremis del mercado invernal. Bien por fichajes o salidas de ultimísima hora, bien por realizar un volumen elevado de operaciones a lo largo de esta ventana de traspasos. Pero 2021 ha sido diferente. El exceso de fichas en la plantilla, el cambio de entrenador y las circunstancias de la crisis actual han cerrado el mes de enero más austero que recuerda en Butarque en mucho tiempo.

Sólo ha habido tres movimientos. Dos de salida y uno de entrada. En el capítulo de los adiós, Dani Ojeda (al Alcorcón tras rescindir contrato) y Santos (libre tras romper su cesión con el Copenhague y el contrato con los nórdicos) han ejercido de despedidas. En el capítulo de las llegadas, sólo Brandon Thomas se incorporó al plantel que dirigía Martí y que, apenas siete días después de que se hiciera oficial su cesión, ya lideraba Asier Garitano.

Varios factores explican esta escasez de movimientos. El primero ha sido la limitación constante que ofrecía una plantilla con las 25 fichas profesionales ya ocupadas. Antes de incorporar era necesario dejar salir, algo para nada sencillo, como se ha demostrado a lo largo de estos 28 días de mercado. En el caso de Ojeda, por ejemplo, fue el jugador el que dio el paso viendo que no tendría minutos. Pero de haber mantenido su deseo inicial de quedarse, no habría liberado el hueco que aprovechó Thomas.

Con Santos la situación fue diferente. Su adiós del Leganés no está vinculado a problemas deportivos, sino a un asunto “personal” (el club dixit) vinculado a un tema “burocrático” (así lo calificó Martí) que en Butarque trataron de resolver hasta el último minuto. Viendo que ya no había posibilidad de resolverlo, se rompió la cesión en el penúltimo día de mercado, lo que dejaba el cupo de fichas en la plantilla de 25 hombres (el máximo que permite LaLiga) a 24.

En estas últimas 48 horas el Leganés sondeó la opción de incorporar a un medio centro, pero finalmente no se incorporó ningún futbolista. La complejidad del mercado unido a la amplitud del grupo que entrena Garitano animaron al club a no dar ningún paso en falso.

Sí que es cierto que en las últimas horas hubo opción de alguna salida. La que más visos tuvo de conseguirse fue la de Lasure. Garitano no tiene en sus planes contar con el lateral maño y el club trató de buscarle salida, pero para ello debía romper su cesión con el Zaragoza y encontrar un tercer equipo, tarea nada sencilla en las últimas horas de mercado y más con el panorama famélico de una Segunda que no ha gastado ni un euro en fichajes en esta ventana.

Tampoco ha ayudado que el nuevo entrenador del Leganés, Garitano, arribara al sur de la capital apenas a cinco días para el cierre de mercado. Aunque Asier ya dejó claras sus preferencias desde el minuto 1 (había seguido al Leganés todo el curso, sabía lo que quería y lo que no) el margen era muy exiguo para hacer cualquier movimiento, más teniendo en cuenta los problemas antes mencionados.

El caso es que el Lega, finalmente apenas ha protagonizado salidas o llegadas frente al contraste de cursos anteriores. En 2020 fichó a cuatro jugadores y dio salida a seis. En 2019 llegaron cuatro refuerzos y salieron cinco futbolistas. En 2018 hubo un fichaje y dos salidas (como ahora) y en 2017, siete incorporaciones y cuatro bajas.