VALENCIA

Ferro deja atrás su casa y se mira en el espejo de Ezequiel Garay

"Es una mezcla entre el poder aéreo de Diakhaby y la salida de balón de Guillamón", señalan los que conocen, de un jugador que siempre quiere estar cerca de su familia.

0
Ferro deja atrás su casa y se mira en el espejo de Ezequiel Garay
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

"Cuando me llamó mi hermano para decirme que por fin iba a fichar por el Valencia lo noté más feliz que en mucho tiempo". Francisco Reis Ferreira (Oliveira de Azeméis, Portugal, 1997) ya es nuevo jugador del Valencia Club de Fútbol tras una operación que comenzó en verano y que parecía agonizar a finales del mes de enero, pero que terminó en alegría tal y como relata su hermano Jean Ferreira. Sin ir más lejos, el central hace solo cuatro días pensaba que iba a quedarse en el Benfica, pero los che reactivaron el movimiento y hoy Ferro sonríe. El luso deja atrás su casa y aunque nunca ha sido muy dado a abandonar el nido, esta vez lo hace con el gusto de emprender una aventura que siempre ha considerado como prioritaria.

Ferro proviene de la Portugal profunda, tanto es así que pese a que nació en Oliviera de Azeméis, vivió toda su infancia en Madail, una localidad al norte del país de apenas 800 habitantes. Francisco desarrolló su gusto por el fútbol a raíz de ir a ver los partidos de su hermano y en cuanto tuvo la edad no dudó en apuntarse al equipo de la ciudad más próxima a su localidad, el Oliveirense. Tras un paso por el Benfica de Aveiro, con apenas 11 años, llamó la atención del Benfica (Sport Lisboa e Benfica) y emprendió el rumbo a la capital portuguesa. Allí dejó de llamarse Kiko, como había sido conocido hasta entonces, y pasó a ser conocido como Ferro en referencia a su apellido, ya que ya había un Kiko en la plantilla. Todo marchaba de maravilla, sin embargo tras dos años en Lisboa se quiso marchar de allí.

"Ferro es una mezcla entre el poderío aéreo de Diakhaby y la salida limpia de balón de Hugo Guillamón"

Jean Ferreira

Las razones no fueron deportivas, mucho menos económicas...Simplemente, Ferro a sus 13 años echaba de menos su casa y su familia. Ese caracter familiar llevó a que el Benfica accediera a esa petición pero lo mantuviera ligado al club y lo cediera al Taboeira, un equipo a tan solo 28 minutos de su casa (lejos de los 280 km que separan Lisboa y su ciudad), y allí Ferro creció las dos temporadas siguientes hasta estar listo para volver a la capital.

Y en Lisboa se quedó desde los 15 años. Con el Benfica ha crecido paso a paso: debutó con el filial ante el equipo del que su hermano es ojeador el Oliveirense, dio el salto al fútbol profesional debutando en todo un derbi de semifinales de la Taça de Portugal ante el Sporting en 2018. También ha dado el salto al máximo nivel siendo titular en 4 de los 6 partidos que jugó su equipo el curso pasado en Champions. Y finalmente ha llegado a un punto de estancamiento bajo el mando de Jorge Jesús, que este curso apenas le ha dado participación y quien solo le ha dejado salir cuando Veríssimo ha vuelto de la Libertadores. De hecho, Ferro suspira porque en el duelo del Benfica ante el Sporting el pasado lunes, el central Jardel se lesionó y está convencido de que si eso hubiera sucedido el fin de semana él hoy no sería valencianista.

FERRO DEBUTÓ EN EL BENFICA 'B' ANTE EL EQUIPO DEL QUE SU HERMANO ES OJEADOREn el centro de la imagen se puede apreciar a Ferro dándose un abrazo con su hermano.

Por ello, pese a su falta de minutos esta temporada y su juventud, el Valencia incorpora un jugador que sabe lo que es disputar la Champions y tener titularidades con continuidad. "Para mí es una mezcla entre el poderío aereo de Diakhaby, pero la salida de balón técnica de Hugo Guillamón", así define Jean Ferreira a Ferro en calidad de hermano pero también como Scout futbolístico que es. "Mi hermano tiene muy buena técnica, por encima de la media para ser central, buena visión de juego y también buen posicionamiento" continúa Jean, quien también señala que a veces debe ser más duro y que se compenetrará muy bien con Gabriel Paulista.

Esas cualidades técnicas (que le llevaron a iniciarse en el futbol como centrocampista) son las que le han hecho decantarse por LaLiga pese a que hace unos años tenía en mente ir a la Premier. Su familia en la que siempre se apoya siempre le ha recomendado el fútbol español y el Valencia desde que surgió el interés. Curiosamente uno de los futbolistas en los que más se ha fijado Ferro en los últimos años es Ezequiel Garay, a quien admiraba desde su paso por el Benfica y quien tiene unas aptitudes similares a las suyas. El argentino ya es pasado del Valencia, Ferro es el presente y entre ceja y ceja tiene ser también el futuro de la entidad che.