REAL SOCIEDAD

Apelación tampoco lequita la amarilla a Illarramendi

En la Real siguen sin entender que mantengan que no se aprecia que no haya contacto en el vídeo que adjunta en su recurso. A pesar de la sanción, el mutrikuarra sí podrá jugar la final de Copa.

San Sebastián
0
Apelación tampoco lequita la amarilla a Illarramendi

Nuevo golpe para Asier Illarramendi con la amarilla que vio en el partido de Copa contra el Betis en Sevilla. Una tarjeta más que dudosa, que en la Real Sociedad se considera absolutamente injusta, porque en las imágenes no se aprecia que el mutrikuarra llegara a tocar al jugador bético. Pero después de que el Comité de Competición rechazara el recurso de la Real, también el comité de Apelación de la Federación Española de Fútbol (RFEF) ha desestimado el recurso de la Real Sociedad contra el partido de sanción impuesto a Asier Illarramendi por su expulsión con doble amarilla en ese partido de octavos de final de la Copa del Rey ante el Betis.

La Real había decidido recurrir también a Apelación después del fallo de Competición, al entender que existe error material manifiesto en el acta arbitral al reflejar la segunda amarilla a Illarramendi por "derribar a un contrario en la disputa del balón de forma temeraria, evitando su avance", cuando no existe contacto alguno. Pero en su resolución, el Comité de Apelación, a pesar de que da la razón a la Real al reconocer "que la existencia de contacto es dudosa y, por lo tanto, la versión del Club es incluso más verosímil que en otras ocasiones en las que se alega un error material manifiesto en supuestos similares", después señala que "las imágenes de un suceso rápido y en una determinada perspectiva, examinadas repetidamente, no dejan clara tampoco la inexistencia de contacto". Por tanto, Apelación argumenta para mantener la sanción que "las imágenes son compatibles también con la existencia de contacto y, por lo tanto, con lo reflejado en el acta arbitral, un derribo", por lo que no va a llevar la contraria a la sentencia del Comité de Competición ya no va a desdecir lo escrito por Mateu Lahoz en el acta arbitral.

Por último, Apelación explica en su escrito que "en que las meras dudas, que en este caso parecen efectivamente concurrir, no son suficientes para demostrar la existencia de un error material manifiesto" y por tanto decide mantener la sanción impuesta por la jueza única de Competición. Ahora a la Real le queda solo por recurrir la sanción a Illarra ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD). Pero viendo esta última sentencia puede tener menos sentido recurrir a este último organismo, porque al final se trata de una cuestión de interpretación que resta sentido al recurso de la Real, basado en el hecho objetivo de que no se ve contacto de Illarra a Sindey. De todas maneras, aunque Illarra sea finalmente sancionado, sí podrá jugar la final de Copa, porque deberá cumplir el castigo en la siguiente edición copera y no en la anterior, que es a la que pertenece la final entre la Real y el Athletic del 3 de abril en La Cartuja. Se trata de algo que no tiene precedente y sobre lo que ha tenido que decidir con lógicas Federación Española de Fútbol, que así se lo ha comunicado a la Real.