ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético B se reinventa

El equipo rojiblanco ha dado salida en modo de cesión a piezas básicas como Sanabria, Borja y Germán Valera. Más minutos para los Giuliano Simeone, Soriano, Nando...

Los jugadores del Atleti B celebran el gol de Camello al Atlético Baleares.
@AtletiAcademia

El Atlético B consiguió el pasado domingo su segunda victoria de la temporada, un triunfo balsámico ante el Atlético Baleares que sirve para dar fuerza a los pupilos de Nacho Fernández. El club rojiblanco sabe que el gran objetivo de este curso pasa por mantener la categoría en Segunda División B, tras dos años peleando por el ascenso. 

Pero la política de salidas se ha centrado en que sus principales figuras ganen experiencia como cedidos en una liga superior. Así se marcharon en verano cuatro de las principales perlas del ataque: Rodrigo Riquelme al Bournemouth de la segunda división inglesa, Víctor Mollejo, que ya había estado cedido en el Deportivo, y Darío Poveda al Getafe y Cedric Teguia al Oviedo. Sin embargo, la principal premisa era que tuviesen minutos y no se estaba cumpliendo, por lo que en este mercado invernal Mollejo se ha trasladado al Mallorca y Cedric al Albacete. Ródenas también ha pasado del Córdoba al Mallorca. 

Pero además, varias de las piezas más importantes del equipo que sí habían comenzado la temporada han salido en este enero a vivir nuevas experiencias fuera. Además de Manu Sánchez, ya con ficha del primer equipo y que se está curtiendo en Osasuna, jugadores de la relevancia de Sanabria, Germán Valera o Borja Garcés militarán en clubes de Segunda hasta final de curso. El centrocampista uruguayo de 20 años, que debutó en Copa ante el Cardassar, se ha unido al Zaragoza para intentar remontar la mala situación por la que pasa un histórico del fútbol español. Sanabria, que se perdió varios partidos por lesión y ha estado en varias listas de Simeone, es el quinto jugador con más minutos del Atleti B, que pierde a un futbolista básico en la distribución de juego.

En el caso de Germán Valera, el Atlético se aseguró el futuro de una de sus perlas más jóvenes (es del año 2002). El murciano renovó hasta el 2026 antes de marcharse cedido al Tenerife. Aunque solo llevaba dos goles, era el máximo goleador del Atleti B junto a Sergio Camello y Borja Garcés. Este último ya se encuentra sumando minutos en el Fuenlabrada, donde se estrenó como goleador en Copa del Rey. El central argentino Mariano Gómez puso rumbo al Racing de Ferrol. 

En el apartado de entradas, el lateral derecho Sergio Camus, ya titular el pasado domingo, Ibrahim Diabate y Davo Fernández se han sumado al equipo. Estuvo a punto de llegar también el central Guilherme Ramos. Pero el principal salto en el conjunto de Nacho Fernández pasa por la progresión de sus jugadores juveniles. Además de seguir contando en la plantilla con piezas claves de la talla de Toni Moya, Sergio Camello, Ricard, San Román, Álvaro García, Calavera... siempre disponibles para Simeone, serán los más jóvenes los que tengan que dar un paso adelante. Mario Soriano, ya debutante con el primer equipo, pone a sus 18 años todo el talento desde la segunda línea, bien como mediapunta o tirado a banda. Un jugador de mucha calidad que tiene que ir ganando galones.

En punta Giuliano Simeone, hijo del Cholo, está demostrando que puede ser clave. A sus 18 años se ha hecho con el puesto de titular acompañando a Camello arriba y ya se estrenó como goleador en su debut. Nando Gutiérrez, de 19 años, también está obligado a seguir sumando en ataque. En defensa se ha renovado a Adrián Corral hasta el año 2026. A sus 18 años, es un comodín para jugar como central o lateral izquierdo. En manos de los más jóvenes, Marco Moreno (19 años), Medrano (20), Abde (20) o Juan Perea (hijo del exrojiblanco Luis Amaranto Perea), el Atlético tiene plena confianza en la evolución de su gran cantera.

Las cotas son otras que años atrás, después de no conseguir ese ansiado ascenso a Segunda. La espectacular generación rojiblanca necesitaba minutos en categorías más altas, aunque para ello hubiese que debilitar al Atleti B. Pero ese adiós de jugadores importantísimos, abre camino para la progresión de los que vienen empujando desde más abajo. Un nuevo Atlético con menos experiencia, pero gran talento. Mientras, los Sanabria, Valera, Mollejo, Riquelme y compañía se irán puliendo con el gran deseo de acabar formando parte de la primera plantilla en un futuro cada vez más cercano.