ENTREVISTA A JULEN GUERRERO

"¿Por qué no fiché por el Madrid? Mi compromiso era sólo con el Athletic, el club de mi vida"

Julen Guerrero repasa en AS su trayectoria como futbolista del Athletic y sus planes de presente y futuro, desde su nuevo cargo de selecccionador Sub-17.

Julen Guerrero López (7-1-1974, 47 años, Portugalete, Vizcaya) ha concedido una entrevista a AS, tras su nombramiento como seleccionador Sub-17, para repasar los mejores episodios de su exitosa carrera como futbolista en el Athletic y hablar de la actualidad futbolística, con un especial paréntesis de su hijo, que milita en las categorías inferiores del Real Madrid.

Lo primero que hago es felicitarte, porque desde el verano eres el nuevo seleccionador Sub-17. ¿Quieres hacer carrera en la Federación y llegar, por qué no, a entrenar a la absoluta o prefieres el trabajo diario en un club?

Estoy abierto a todo, las dos cosas me gustan, pero ahora me centro en donde estoy, tengo retos muy bonitos en la Federación y con esta categoría. Es una pena que nos hayan quitado, por culpa de la pandemia, el Europeo Sub-17, pero es muy bonito ayudar a los chavales a que sigan evolucionando y que muchos de ellos lleguen a la absoluta. Si llega la oferta de un club, la estudiaré, pero hacer carrera en la Federación me satisface mucho.

El trabajo diario en un club ya lo conoces, porque al poco de retirarte empezaste tu carrera como entrenador en las categorías inferiores del Athletic, pero en 2008 te fuiste del club, ¿por qué?

Porque entró un nuevo presidente, con nuevas ideas, yo veía que las cosas iban por otro lado, no llegamos a un acuerdo y decidió prescindir de mí.

¿Cuándo decidiste que querías ser entrenador? ¿Siempre lo tuviste claro que era tu camino al colgar las botas?

Sí lo tuve claro siempre, de hecho, empecé a sacarme el título con veintipocos años. También es cierto que tenía la carrera de periodismo a medias y la acabé cuando me retiré, y es una faceta que me llena mucho. Son dos salidas que pensé que podía tener al retirarme. Probé una y ahora estoy en esta.

Siempre has dado una imagen de persona sosegada, pero ¿sufres más como entrenador que como jugador?

Seguramente, pero yo lo que soy es muy competitivo, antes como jugador y ahora como entrenador. Siempre quiero ganar.

"¿Hacer carrera en la Federación? Ahora me centro en la Sub-17; si llegara la oferta de un club, la estudiaría"

Vayamos con tu trayectoria deportiva. Tú fuiste un futbolista muy precoz, te consolidaste muy pronto en el Athletic, con 18 años, y con 19 te estrenaste ya en la Selección absoluta. ¿Cómo se digiere la rapidez del éxito y la fama?

Yo tuve la suerte de tener un buen entorno familiar que me hizo entender dar la importancia a las cosas en su justa medida y yo me centré en querer mejorar cada día. Te tienes que abstraer un poco de todo, no tenía casi tiempo para nada, porque jugábamos domingo-miércoles. Si te salías un poco de esa rutina, de estar a tope para cada partido, te arriesgabas a bajar el rendimiento, por eso yo me cuidaba mucho.

Tu popularidad se disparó muy pronto y el Athletic tuvo que contratar seguridad privada para evitar, por ejemplo, que los aficionados se colaran en el hotel para verte. Hace unos días, Messi dijo que necesitaba un psicólogo para ayudarle a soportar la presión. ¿También necesitaste de esa ayuda profesional para soportar la presión?

En aquella época no estaba tan extendida la ayuda psicológica a los deportistas. El fútbol ha evolucionado muchísimo y la presencia de los psicólogos es muy positiva, tanto a nivel grupal como individual, y puede ser una gran ayuda, aunque no la necesites.

¿Cómo era convivir con el 'fenómeno fans'?, porque tu figura se podía asemejar a la de una estrella de la música o del cine, y entonces no había redes sociales…

Yo siempre he sido muy cercano a la gente. Es verdad que en Lezama y cuando llegábamos y salíamos del campo había muchísima gente que pedía autógrafos o se querían hacer una foto contigo. Había días en los que estaba más de una hora firmando autógrafos y sacándome fotos al salir del entrenamiento, pero yo me lo tomaba con mucha naturalidad, tenía que devolverles el cariño que me demostraban, y siempre con una sonrisa y agradecido, porque la gente lo espera y lo quiere.

¿Llegaste a tener situaciones comprometidas?

No. A veces se ponían trabas por parte del club o de la Federación, cuando iba con la Selección, pero yo me bajaba del autobús o salía del hotel para estar con la gente, que igual llevaban horas esperando.

"Cuando firmé aquel contrato tan largo con el Athletic, sabía que renunciaba a poder ganar títulos con más facilidad, más repercusión y dinero"

¿Uno cambia cuando todo el mundo te quiere y te admira y estás en la cúspide?

A mí no me cambió. Seguí y sigo siendo el mismo, accesible, y yo me siento querido en cualquier rincón de España donde vaya. Me siento orgulloso por ello y afortunado.

¿Cómo resumirías la influencia que han tenido en tu carrera Heynckes, Clemente y Luis Fernández?

A Heynckes no le tembló el pulso a la hora de dar alternativas a los chavales jóvenes como yo, que era el de menos edad, y revolucionó el fútbol que se veía en Bilbao, con un juego más de toque, de posesión… Los dos primeros años fueron muy divertidos, a nuestros aficionados, y en general, les gustaba ver aquel Athletic y conseguimos éxitos importantes. Enseguida llegó la oportunidad que me dio Javi (Clemente), que nos inculcó su espíritu súper competitivo. Con Luis Fernández fue diferente… Teníamos nuestro estilo, pero él preparaba los partidos pensando más en el rival.

Tú destacaste por ser un gran llegador al área y marcar bastantes goles. ¿Cuál es el que recuerdas con más satisfacción?

¡Uf! Complicado… Son muchos los que tengo llegando desde segunda línea, una de mis principales características con el gol, también con alguno que otro que marqué de falta o desde fuera del área. Pero con todos, en general.

Uno de los episodios más tristes de tu carrera fue aquel espeluznante pisotón en la pierna que te hizo con Simeone en 1996. ¿Ocurrió algo entre ambos durante el encuentro que desembocara en aquello?, ¿te llegó a pedir perdón? y ¿tuvisteis algún tipo de contacto después?

Es cierto que los partidos entre el Athletic y el Atlético de Madrid siempre han sido de mucha tensión y muy disputados, y los campos de antes no estaban como ahora, con barro, etc. Pero no sucedió nada raro más allá de los piques normales de un partido en el que ambos equipos queríamos ganar. Coincidí al cabo del tiempo con él en un restaurante, nos saludamos, pero nada más.

"¿Por qué no fiché por el Real Madrid? Mi prioridad y compromiso eran uno, el Athletic es el club de mi vida"

¿Cuántas veces te llamó el Madrid y cómo fue la verdadera historia de que no acabaras en el Bernabéu?

La historia es muy sencilla. Yo entré en el Athletic con 8 años, es el club de mi vida, tenía clara mi prioridad y mi compromiso con la afición, que estaba y está conmigo a muerte, y no me planteé otra alternativa.

¿De qué otros clubes rechazaste grandes ofertas?

De España y de clubes del Calcio, que entonces estaba más de moda y pagaban más, se pusieron en contacto con mi padre, que era quien gestionaba estos asuntos, y otros que quizás hubieran preguntado al Athletic y yo no me enteré, pero yo lo tenía claro, sólo quería estar en el Athletic.

Tú decidiste en su día, en 1996, firmar un contrato histórico, hasta 2007, que aseguraba tu retirada en el Athletic. ¿Te has arrepentido con el paso de tiempo, sobre todo, porque en otros clubes podías haber conseguido títulos?

Cuando firmé aquel contrato sabía a lo que me atenía, quizás renunciaba a poder ganar títulos con más facilidad, más repercusión internacional y dinero, pero lo que yo quería era quedarme en el club de mi vida. El beneficio que obtuve era el cariño de la gente por siempre y defender la camiseta del Athletic tantos años.

¿Te ves algún día entrenando al club de tu vida, al Athletic?

Puede ser, pero no sé siquiera si el presidente que esté me llamarán. Lo que sí tengo claro es que debo seguir preparándome para los retos que me puedan surgir. Si tiene que llegar, llegará.

"No sucedió nada raro para que ocurriera lo de Simeone"

Lezama cumplió el pasado miércoles 50 años. ¿Cuánto le debe el Athletic a estas instalaciones?

Mucho. El Athletic fue pionero con las instalaciones de Lezama. Con la filosofía que tiene el club, si no hubiese tenido ese complejo deportivo, hubiera sido muy difícil conseguir todo lo que ha logrado. La base y la fábrica del Athletic están en Lezama, ha sabido modernizarse con el tiempo y afortunadamente todos los años salen jugadores preparados para jugar en el Athletic o en otros clubes, porque todos no caben. El objetivo está claro y la forma de trabajar, igual. El Athletic sin Lezama no se entendería.

A propósito de la filosofía del Athletic que has comentado. En pleno siglo XXI, ¿no crees que se debería revisar que el club no fiche jugadores extranjeros o que no estén vinculados, de alguna forma, al País Vasco?

Es cierto que el mundo del fútbol está mucho más globalizado, pero a pesar de esa filosofía tan particular y restrictiva, el Athletic sigue ganando, lo último la Supercopa de España al poderoso Barcelona, y sigue compitiendo por estar lo más arriba posible en Primera División, siendo de los pocos que no ha descendido. Yo creo que la afición tiene asimilada esa filosofía, pese a que haya temporadas, por ejemplo en la actual, en la que se hayan pasado dificultades para sacar los partidos adelante, pero es en esos momentos en los, a diferencia de otros clubes, aparece más que nunca el apoyo unánime de la afición del Athletic. En momentos complicados para todos los clubes, como es el actual con la pandemia y de dificultades económicas, el Athletic sale reforzado por su estabilidad.

Tú trabajas con chavales que juegan en filiales y jugaste en el Bilbao Athletic. ¿Eres partidario de crear una liga sólo para estos equipos?

No sé si una liga de filiales, que puede ser positiva, o darle una vuelta a la categoría de División de Honor de Juveniles, donde hay demasiados equipos. Creo que algo hay que hacer. Aunque también te digo, no es negativo que compitan con gente experimentada y más mayor, porque eso les curte y les hace madurar.

¿Qué futuro le ves a tu hijo Julen Jon, que juega en el Juvenil del Real Madrid?

Lo que quiero es que sea feliz y que siga cada día intentando mejorar y ya veremos dónde llega, y, por supuesto, sacando los estudios adelante. Le ayudaré en todo lo que pueda y ojalá llegue muy lejos.

"No sé si mi hijo Julen Jon es mejor que yo a su edad o al revés, pero su camino es bueno y bonito; yo lo pasé, a ver él"

¿Quién es mejor a su edad, él o tú?

¡Uf! No lo sé, difícil pregunta. Es verdad que el camino suyo es bueno y bonito. Yo conseguí pasarlo y él está en ese proceso.

Tú también triunfaste en la Selección, yendo a dos Mundiales y una Eurocopa. ¿Qué barruntas para la Selección de Luis Enrique este verano en la Euro?

Yo creo que la Selección está en condiciones de pelear por ganar el título. Se ha hecho un relevo generacional con jóvenes que están dando una nota altísima, sabiendo que otras selecciones también son favoritas, pero España tiene jugadores al más alto nivel.

Te pregunto por la Liga. ¿Cómo ves el desarrollo y el desenlace?

Es cierto que el Atlético de Madrid tiene una ventaja considerable y se está mostrando muy fiable. Es difícil que todo el camino que tiene recorrido se lo recorten, ya no sólo por la consistencia que está demostrando, sino porque los que le persiguen no se están demostrando tan seguros. También es verdad que todos los equipos pasan en algún momento de la temporada por algún bache y el Atlético no ha pasado por ninguno, pero ahora es el principal candidato para ganar Laliga. Y luego lo que veo es que la pelea por entrar en Europa va a estar muy disputada y por abajo está todo muy igualado, a diferencia de años anteriores que había algún equipo que se quedaba descolgado muy pronto.

¿Y a tu Athletic cómo lo ves, con la llegada de Marcelino?

Le costó en el inicio, pero a ver si el cambio de entrenador, que de momento está resultando muy bien, y el haber ganado la Supercopa son un espaldarazo para mirar más hacia arriba.

No quiero cerrar la entrevista sin preguntarte por tu faceta empresarial: tienes un restaurante, tu propio txakolí y ahora vendes mascarillas…

Bueno, ahí estamos peleando... Con la pandemia la situación es difícil, y ante la demanda de los seguidores, sacamos mascarillas con mi marca/logo en una tienda online que he implementado en mi página web. El txakolí gusta mucho y estoy muy contento por ello. Son proyectos que tengo, más otros en mente, que también me llenan.

Muchas gracias por atendernos.

A vosotros.