REAL MADRID

El Bernabéu se pone guapo y presume de césped retráctil

El youtuber Javier Caireta ha publicado un vídeo en el que recrea cómo será el mecanismo. Las obras marchan a buen ritmo tras el paso de Filomena.

La reforma del estadio Santiago Bernabéu sigue adelante con paso firme, cumpliendo plazos y ayudada (forzosamente) por la pandemia de coronavirus, que ha trasladado los partidos del Real Madrid al estadio Di Stéfano de Valdebebas, permitiendo que las obras en el feudo blanco se agilicen. En un principio, el plan de reforma incluía la disputa de partidos de forma habitual, lo que conllevaba un esfuerzo logístico de retirada de andamios y maquinaria, centrando la mayor parte del trabajo en el verano, cuando no hay competición oficial.

El Madrid pasa ahora dificultades económicas propias de no poder recibir público en su estadio, lo que supone unos 200 millones de euros menos por temporada; pero a cambio al menos está viendo cómo las obras del Bernabéu van en plazo previsto e incluso pueden acabar recortando tiempo al cronómetro. La licencia de obra tiene fecha de fin en octubre de 2022, si bien el plan original hablaba de terminar en mayo de ese año.

Este jueves, las redes sociales se llenaron de comentarios en torno a un vídeo del youtuber Javier Caireta en el que se puede ver una representación gráfica de cómo funcionará el césped retráctil del Bernabéu: estará dividido en tramos que se irán retirando y se almacenarán en un foso, en el que las condiciones de temperatura y humedad serán las ideales para el mantenimiento del césped. De este modo, el Bernabéu podrá organizar eventos alternativos como conciertos, partidos de baloncesto, de tenis… sin que el césped sufra daños (en estadios sin césped retráctil lo que suele hacerse es colocar una superficie plástica encima para que reciba el daño, pero la hierba siempre sale perjudicada en este proceso por la presión que soporta).

La reforma del Bernabéu es estratégica dentro del plan del Real Madrid para los próximos años. Con el nuevo estadio ya inaugurado y sin problemas para que el público pueda acceder a los recintos deportivos, el club calcula que los ingresos crecerán entre 150 y 200 millones de euros, lo que los llevaría globalmente en las cuentas del club a rozar, sino superar, la barrera de los mil millones. Antes de la crisis, el Madrid se movía en ingresos de cerca de 800 millones; este curso, con la situación actual, ha aprobado un presupuesto de algo más de 600.

Un préstamo de 575 millones... y otro en camino

Otro vídeo de Javier Caireta muestra el avance de las obras a 28 de enero: varias de las cerchas sobre las que se asentará la cubierta ya están asentadas completamente sobre la estructura del estadio y sigue con buen ritmo la construcción de las dos nuevas torres frente a la Castellana, que darán paso al derribo de las dos actuales. El temporal Filomena, con toda la nieve que descargó en Madrid a principios de año, supuso un bache en las obras, que ya han recuperado su plena actividad sin problemas.

El Madrid solicitó para la reforma un crédito de 575 millones, de los cuales sólo ha utilizado de momento 100; tomará otros 275 en julio de 2021 y los 200 restantes, en julio de 2022, con la obra a punto de finalizar. Y ya sopesa solicitar otros 160 millones, como informó ABC, para ampliar la reforma con vistas a nuevos usos que generen más ingresos. El club solicitó este préstamo con un interés fijo del 2,5% y a 30 años; no comenzará a pagar el préstamo hasta 2022, y lo hará a un ritmo de 29,5 millones por año hasta 2049, por lo que la reforma acabará saliendo por casi 800 millones de euros.