INTER - MILAN

Alta tensión entre Ibrahimovic y Lukaku: a punto de llegar a las manos a insulto limpio

Máxima tensión entre los delanteros durante el derbi de Coppa. El sueco llegó a llamar al belga "pequeño burro".

La primera parte del derbi entre Inter y Milan de esta noche se acabó con una increíble pelea entre Zlatan Ibrahimovic y Romelu Lukaku. Los dos puntas se encararon de manera muy violenta en el área rossonera, y el belga pareció enfurecido por una frase del sueco. El encontronazo fue durísimo e hizo falta el esfuerzo de todos sus compañeros para separar a los contrincantes, que gritaban insultos y prometían verse en los vestuarios. Ambos fueron amonestados (y el interista, apercibido, se perdería la semifinal), pero la trifulca continuó cuando los equipos regresaban a los vestuarios para el descanso. El belga se mostró furioso en aquellos momentos y siguió insultando a su rival que, por su parte, le invitaba a seguirle en el túnel. Ahí, por suerte, lograron separarlos y no hubo más problemas. Una tensión acumulada desde el paso de los puntas en el Manchester United y que explotó en San Siro.

En el minuto 58 una entrada por detrás de Ibrahimovic a Kolarov le costó la segunda amarilla y la expulsión del encuentro.

La frase de Ibrahimovic que habría empeorado la situación fue: "Vete a hacer tu mierda voodoo, pequeño burro". El sueco se refería a las declaraciones de Farhad Moshiri, dueño del Everton, que en 2018 afirmó que el punta decidió irse al Chelsea "porque hizo un voodoo que le dio este mensaje". Lukaku, por su parte, le dijo al rival instantes antes de dejar el césped: "¿Hablas de mi madre? Te follo a ti y a tu mujer".

"En el mundo de Zlatan, no hay racismo"

Las polémicas imágenes han generado un reguero de opiniones en redes y una de las que empezaba a predominar tacha a Ibra de racista. Concretamente se referían a que el hecho de que el sueco digera "Vete a hacer tu mierda de voodoo", podía ser tomado como un comantario racista.

El sueco ha querido desmarcarse de cualquier tipo de acusación con el siguiente mensaje, "En el mundo de Zlatan no hay lugar para el racismo. Todos somos la misma raza. Todos somo iguales. Somos todos jugadores, algunos mejores que otros", aprovechando para lanzar un posible dardo a Lukaku con esa última frase. El tweet viene acompañado de una publicación de Instagram en la que se ve a dos niños abrazarse.