REAL MADRID

Otros 102M€ para Mbappé

Es la cantidad que el Real Madrid lleva recaudada desde el pasado verano. Cada euro cuenta si se quiere apostar por el fichaje del francés a partir de junio.

El Real Madrid ha cerrado la cesión de Odegaard al Arsenal hasta junio a cambio de dos millones de euros (además del salario del noruego, del que se hace cargo el equipo londinense plenamente). Otros dos millones para las arcas del club, muy necesitadas hoy en día debido a la pandemia de coronavirus y sus consecuencias económicas para un fútbol sin público en las gradas. El Madrid necesita cada euro que pueda rascar para equilibrar las cuentas (las de este curso parten con una previsión de pérdidas de 91 millones, aunque el club espera cuadrar el balance con la bajada de salarios de los jugadores) y también para acometer futuras operaciones. En ese apartado, un nombre surge con fuerza por encima del resto: Mbappé.

El delantero francés sigue sin renovar con el PSG, y ya ha dejado claro que no lo hará hasta no tener claro que quiere quedarse en Madrid varios años más: "No quiero renovar y al año decir que me quiero ir. Si firmo, es para quedarme. Eso merece una reflexión". Con contrato actualmente hasta junio de 2022, el PSG está en una encrucijada: si no renueva, debe venderle el próximo verano o se arriesga a que se vaya libre en año y medio. El Madrid apuesta por la vía de intentarlo el próximo verano y para ello echa mano de todo el flujo de caja que pueda conseguir. Los dos millones de la cesión de Odegaard al Arsenal han sido los últimos en entrar en las cuentas.

Y es que el Madrid lleva recaudado desde verano 102 millones de euros en operaciones, ya sea de traspasos o de cesiones que reporten beneficios al club. La venta de Achraf al Inter ocupa el primer lugar, con un ingreso de 40 millones de euros; luego viene la de Reguilón al Tottenham, por 30 millones; y el tercer lugar del podio es para Óscar, vendido al Sevilla por 15 millones (sólo el 75% de los derechos; el Madrid se guardó el 25% de una futura venta).

Con Achraf, Reguilón y Óscar van 85 millones, a los que luego hay que sumar pequeñas ventas y cesiones: el Madrid traspasó la mitad de los derechos de Javi Sánchez (al Valladolid, por tres millones), Dani Gómez y De Frutos (ambos al Levante, 2,5 millones cada uno). Son ocho millones por jugadores que todavía pertenecen parcialmente al Madrid, por lo que podrían regresar a bajo coste o reportar aún más beneficios. También salió traspasado Soro al Granada, por 2,5 millones y por cesiones el Madrid ingresó 2,5 millones de euros de Kubo (por parte del Villarreal, aunque la mitad de ello acabó siendo deuda del Getafe tras el cambio de equipo en enero), dos millones por Mayoral (al Roma, con opción de compra en torno a los 20 millones) y por último de Odegaard, otros dos millones por su préstamo al Arsenal. Un total de 102 millones desde junio, munición para cuando se abra la veda por Mbappé y toque empezar a disparar billetes.

Dinero en el bolsillo

El Madrid reconocía en sus cuentas de la temporada 2019-20, aprobadas hace algunas semanas, que el flujo de tesorería al final del curso pasado era de 125 millones, dinero disponible para gastar cuando hiciese falta (sin contar la caja extra dedicada exclusivamente a la remodelación del estadio, procedente del préstamos de 575 millones).

Aunque bien es cierto que ese dinero no durará mucho, pues con él el Madrid pretende hacer frente a las distintas obligaciones de pago que vayan surgiendo. Y dinero con el que se contaba no está llegando, como el primer pago de 10 millones del traspaso de Achraf al Inter, que el club italiano ha solicitado retrasar hasta marzo cuando debió ser abonado en diciembre. Cada euro suma y el Madrid pretende profundizar en esta tendencia para engordar esos 102 millones el próximo verano, con vistas a intentar el fichaje del galáctico que lidere el equipo blanco de la próxima década.