ALEMANIA

A Guendouzi todo se le tuerce

Bruno Labbadia, principal valedor del centrocampista, ha sido destituido como técnico del Hertha. Además, se enfrentó con su compañero Cunha en un partido.

Guendouzi.
SOEREN STACHE AFP

Matteo Guendouzi (14 de abril de 1999) apuntaba a uno de los centrocampistas llamados a dominar la posición en la década que nos ocupa. En el Arsenal ganaba peso con Emery y lo mantenía con Arteta, a pesar de su corta edad, pero un episodio de indisciplina le cerró la puerta del Emirates. Con 21 años ponía rumbo a Berlín, al Hertha, envuelto en una cesión con aroma a reivindicación. Dejar los problemas de conducta a un lado, su deber principal.

El coronavirus no le dejó arrancar con el resto de sus compañeros, pero desde que salió del banquillo en la sexta jornada el día de su debut, no ha abandonado el once de Bruno Labbadia. De hecho, no ha vuelto a pisar el banquillo, ya que ha completado los 12 partidos siguientes. El propio Matteo entendía que su futuro no pasaba por el Emirates y en Berlín se ilusionaban con poder seguir contando con él. Sin embargo, tras el pinchazo ante el Werder Bremen (1-4), la confianza en Labbadia (entrenador), y en Michael Preetz (director deportivo), ha llegado a su fin y ambos, principales valedores del jugador, han sido despedidos.

Este podría entenderse como el primer revés para Guendouzi desde que aterrizó en Berlín, pero es el segundo. El primero fue el propio futbolista el encargado de provocarlo, puesto que en la jornada anterior, en la derrota ante el Hoffenheim (3-0), se pudo ver cómo el internacional francés sub-21 discutía con su compañero Matheus Cunha durante el descanso.

Encontronazo con Cunha

Un roce como tal pasaría inadvertido, pero desde la prensa inglesa no han tardado en hacerse eco del incidente. El cual, ligado al despido de Labbadia, vuelve a colocar incógnitas alrededor del centrocampista. Su rendimiento, hasta el momento, ha sido óptimo. Pero nadie dudaba de sus aptitudes, si no de su actitud, y el cruce verbal con su compañero saca a la superficie las dudas acerca del temperamento del jugador.

'Juicio' en verano

El de Poissy está siendo uno de los centrocampistas más destacados de la Bundesliga, pero las tensiones de las derrotas continuas (solo una victoria en los últimos ocho partidos y a dos puntos del descenso) ponen los nervios a flor de piel. El Guendouzi calmado es uno de los jóvenes más prometedores del continente. El Guendouzi alterado una potencial bomba plausible de estallar.

Las buenas actuaciones del de Poissy no habían pasado inadvertidas en Londres y no eran pocas las voces 'gunners' que abogaban por la reconciliación entre Arteta y Matteo. Pero está por ver si este conato de rebeldía, junto al cambio de entrenador, afectar al renacimiento del futbolista. En junio volverá a Londres y el tiempo, Arteta y el propio Guendouzi serán los protagonistas del 'juicio' a su futuro.