Finalizado

COPA | INTER 2- MILAN 1

El Inter gana el derbi más absurdo

Peleas, árbitro lesionado, 10 minutos de descuento y un golazo de Eriksen: los nerazzurri triunfaron ante sus ‘primos’ y se llevaron el pase a las semifinales de Copa.

Va a ser difícil olvidar lo que hemos vivido en este derbi de Milan. Después de 100 minutos absolutamente locos, el Inter se llevó el pase a las semifinales de la Copa italiana ganando una batalla repleta de sorpresas y escenas inolvidables. La primera, tras un buen arranque de los nerazzurri (con un paradón de Tatarusanu sobre Lukaku), fue un golazo de Zlatan Ibrahimovic. El sueco controló el balón en el límite del área rival y, con un derechazo cruzado que se coló entre las piernas de Kolarov, sumó su tanto número 14 en 15 partidos.

Fue lo único bonito de la noche para el ex del Barça, que luego protagonizó un violento cara a cara con Lukaku. “Vete a hacer tu mierda 'voodoo', pequeño burro”, al parecer, fue la frase que hizo estallar al belga, al que tuvieron que agarrar todos sus compañeros para evitar males mayores en el descanso.

La aparente calma con la que empezó la reanudación duró menos de un cuarto de hora, hasta que el mismo Zlatan fue expulsado por ver su segunda amarilla tras una falta sobre Kolarov. El Inter, en superioridad numérica, se hizo con las riendas del choque y, en el 71', el mismo Lukaku puso las tablas con un penalti concedido por el árbitro tras haber revisado con el VAR una dura entrada de Leao sobre Barella.

El trencilla, Paolo Valeri, fue otro protagonista de la noche: poco después, se lesionó en el muslo y tuvo que abandonar el césped. Fue sustituido por el cuarto árbitro, Chiffi, una operación que tardó bastante tiempo en realizarse y que regaló un final eterno, con 10 minutos de descuento. Ahí, tras otro par de milagros de Tatarusanu ante Lautaro y Lukaku, llegó la última sorpresa de la noche: en el 97', el 'Toro' forzó una falta en el límite del área. Era la posición perfecta para Eriksen, que saltó al campo en el 88', y el danés no decepcionó. El ex del Tottenham, con un lanzamiento maravilloso, le regaló la clasificación a su equipo y dejó atrás las polémicas de estos meses. Su golazo que se recordará durante años, como todo este absurdo derbi copero.