ATLÉTICO DE MADRID

Carrasco, el nuevo Trippier

El belga pasó a la banda derecha tras el descanso y dio un vuelco al equipo. Generó ocasiones, fue clave en el gol de Correa y se manejó bien en defensa.

Yannick Carrasco contra el Valencia.
CHEMA DIAZ DIARIO AS

El Atlético se enfrenta a un largo periodo sin Kieran Trippier. El inglés, sancionado hasta finales de febrero por un caso de apuestas, vivía su mejor momento como rojiblanco: profundo, llegando a línea de fondo, encontrado con Llorente un filón por el costado derecho y seguro atrás con la presencia de Savic como escudero. Con la línea de tres centrales se había encontrado al mejor Trippier, mucho más cómodo como carrilero. 

Tras recibir la sanción de la Federación Inglesa, el Atlético acudió a la FIFA, que le dio inicialmente la cautelar (algo que le permitió jugar contra el Sevilla) y tras retirársela se intentó la mediación del TAS, que tampoco se puso del lado rojiblanco. Mientras, a Simeone le ha tocado reponerse a la baja de un jugador que había disputado todos los minutos en Liga hasta el momento de la sanción y que, con cinco pases de gol, es el máximo asistente del equipo junto a Correa, João Félix y Marcos Llorente

Con Vrsaljko como único sustituto natural, el Cholo ha ido tirando del croata, que llevaba 10 meses sin jugar después de haber ido encadenando problemas en la rodilla operada. De baja desde Anfield hasta el encuentro de Copa del Rey ante el Cardassar, donde volvió con gol, para un jugador que todavía tiene que ir recuperando sensaciones y ritmo. Pero para el Atlético, líder de LaLiga y para el que cada partido es una final, la baja de Trippier se estaba haciendo muy dolorosa. Hasta que Simeone se sacó contra el Valencia otro as de la manga. 

Vrsaljko había visto la amarilla en la primera mitad, estaba sufriendo en la banda favorita del conjunto che para atacar y Carrasco se encontraba atascado en la banda izquierda con Correira taponándole. El Cholo optó por darle la vuelta en el descanso: Lodi por Vrsaljko para jugar en el carril izquierdo y Carrasco trasladándose a la derecha. Si el belga siempre ha destacado más a pierna cambiada por su capacidad de perfilarse hacia dentro, ante el Valencia dio una exhibición a banda natural. El Atlético que salió del vestuario fue otro y en buena medida fue por el papel del '21'. 

Manteniendo esa férrea disciplina de la que ha vuelto de China, Carrasco fue un dolor de cabeza para el Valencia desde ese costado derecho. Balones interiores muy inteligentes para Suárez y João Félix, desborde, capacidad para desnudar a la defensa por su calidad individual hasta buscar el disparo y constantes subidas por la banda. Si el belga estaba en una posición y en un costado poco natural, no se le notó. Savic le cubría las espaldas para no sufrir en defensa y en ataque seguía siendo un puñal. Así se fraguó el tercer tanto, con un fantástico envío de Carrasco al espacio para la carrera de Llorente, que cedió el balón atrás a Correa. La jugada que tanto había potenciado el '14' con Trippier tirada con maestría. El argentino había salido a reforzar el costado con su capacidad de trabajo. 

Un experimento que le salió a la perfección a Simeone y que puede tener continuidad en el futuro. Carrasco sumó muchísimo en una banda que se ha convertido en muy importante para el Atlético. Se entendió con sus compañeros de ataque y dejó el espacio en la izquierda para un Lodi que también sumó en los minutos que estuvo sobre el césped. El Cholo tiene un nuevo candidato para cubrir la enorme baja de Trippier, y es que Carrasco se ha convertido en el comodín del argentino.