REAL MADRID

Camacho, a Roberto Carlos: "A las siete no voy a llamar para entrenar, pero a las ocho sí"

El que fuera seleccionador nacional habló del Mundial de 2002: "Creo que el linier del España-Corea estaba comprado. No había pitado un partido así en su vida".

Camacho, a Roberto Carlos: "A las siete no voy a llamar para entrenar, pero a las ocho sí"
PEPE ANDRES DIARIO AS

José Antonio Camacho ha concedido una entrevista al canal de Youtube de Ídolos, en la que ha dejado varios titulares de su etapa como seleccionador nacional y en el Real Madrid. El entrenador ha sido rotundo a la hora de recordar la polémica eliminación de la Selección en el Mundial de 2002: "Yo creo que el linier del Corea-España de 2002 estaba comprado. No tenía las condiciones necesarias. No había pitado en su vida un partido así. Se veía que estaba bastante tocado ese hombre. Cuando llegamos a entrenar el día anterior del partido contra Corea, había un militar esperándonos en la puerta".

El exseleccionador continúa narrando cómo se gestó aquella derrota: "En ese Mundial las sensaciones eran buenísimas y nos las cortaron de raíz. El día anterior al partido, en el entrenamiento, nos preguntaron cómo queríamos el campo. Le dije al juez de campo que quería que la hierba estuviera altísima para que precisamente nos la dejaran corta. Cuando llegamos a entrenar el día anterior, había un militar esperándonos en la puerta y empezó a molestar diciendo que teníamos que presentar las credenciales todos. Un militar solo".

También quiso recordar cómo fue diferente el trato personal que le dieron a Corea y a España: "En aquel momento tuve mucha tranquilidad. Estaba en la prórroga, con mis jugadores reunidos y me empiezan a coger del hombro. Era el linier ese famoso que me decía que yo no podía dar las órdenes a mis jugadores. Me quedo mirando y Guus Hiddink estaba hablando con sus jugadores, con los coreanos, sin que nadie se estuviera metiendo. Sin embargo, de nosotros no querían ni que nos juntáramos".

El linier no tenía las condiciones necesarias...

Camacho

El Madrid de los galácticos

Camacho ha repasado en Ídolos prácticamente toda su trayectoria. En ella, por supuesto, le tocaba rememorar la época en el Real Madrid, con estrellas mundiales a su cargo: "Yo creía que el Madrid necesitaba un cambio y pensaba que me llevaban para hacerlo. Vi que iba a ser muy difícil cambiarlo. Hicimos una gira a Japón un poco complicada, luego tuvimos que hacer un preliminar para la Champions y de alguna manera yo vi que no podía sacar el rendimiento para el que me habían fichado. Muchas veces te toca pagar el pato y bueno, hay que llamar la atención a veces y decir que me marcho. Desgraciadamente, el equipo no funcionó".

Tenía jugadores que ya no subían sino que bajaban

Camacho, sobre su etapa en el Madrid

Pese a que el entrenador reconoce tener una gran plantilla, sí que quiso justificarse, al revelar que hay jugadores que estaban por debajo del nivel que habían mostrado a lo largo de sus carreras: "Había grandes jugadores a nivel mundial como teníamos nosotros, pero una cosa es cuando los jugadores son premiados estando en tu equipo como Cristiano Ronaldo, Modric. Yo tenía tres o cuatro jugadores que fueron Balones de Oro, no que iban a ser ese año y eso es importante. Una cosa es tener a un futbolista que gane el Balón de Oro o que esté entre los candidatos, eso quiere decir que ha hecho una gran temporada, que está en un estado de forma ideal. Los futbolistas que yo tenía en aquella época, algunos habían sido Balones de Oro, pero estaban en el momento de forma en donde no estaban subiendo sino precisamente lo contrario, bajando".

Además de resultados, Camacho dio que hablar por su relación tensa con el vestuario. Ahora, tantos años después, no tiene reparo en dejar un mensaje para aquellos que no prestaban demasiada atención a sus indicaciones: "Es posible que hayan sentido que les tocaba las narices al entrenar. Yo no le toco las narices a nadie si ganamos, pero hay que ganar los partidos. Lo mínimo que tengo que darle a mis jugadores cuando hay un partido es que sepan algo del rival. Por muy galácticos que sean, les tendré que decir cómo juega el equipo contrario".

Polémica con Roberto Carlos

En su día, Roberto Carlos narró cómo los galácticos orquestaron la marcha de José Antonio Camacho de forma exprés. El técnico tuvo palabras de recuerdo sobre la figura del lateral brasileño y la polémica que tuvieron: "A las siete de la mañana no voy a llamar a un futbolista para entrenar, pero a las ocho sí. Tiene su lógica, en el mes de agosto, ¿a qué hora vas a entrenar por la mañana?. En julio o agosto, si haces dos sesiones, una la tienes que hacer a las nueve de la mañana. Si empiezas a esa hora, necesitas levantarte a las ocho para tomarte un desayuno y no tenerlo luego en la garganta. A Roberto Carlos, precisamente, siempre le he dicho en el tiempo que he estado con él: 'Roberto, tú no hace falta ni que entrenes. Tienes unas condiciones físicas, hijo mío, que vienes de un mes de vacaciones, juegas un partido y como si no hubieras estado de vacaciones'. Pero otros no. Otros necesitan el condicionamiento físico para poder jugar 15 minutos".

No voy a llamar a un jugador a las siete para entrenar, pero a las ocho sí

Camacho y su polémica con Roberto Carlos

Más temas: Cristiano, el VAR...

En la amplia entrevista concedida a Ídolos, Camacho entró a valorar otros temas que le conciernen y asuntos de la más rigurosa actualidad. Por ejemplo, se mostró contrario al VAR, al menos con la aplicación que se está dando a día de hoy: "Viene para mejorar, pero no lo está haciendo tanto. A cámara lenta, si te ponen una mano encima parece que te están matando. Antes que hacer tanto uso de estas cosas, habría que trabajarlas más. El árbitro que está en las cámaras debería chivarle las cosas un poco más rápido a quien está en el campo".

Arbitrajes a un lado, el técnico recordó cómo vio a Cristiano Ronaldo por primera vez, cuando aún jugaba en su país natal: "Cuando yo llegué al Benfica a dirigir, a la semana tuve que jugar contra el Sporting de Lisboa. A los cinco minutos de empezar el partido le digo a Pepe Carcelén: '¿Tú has visto esos dos chicos que hay ahí?' Uno era Cristiano Ronaldo y el otro era Quaresma, uno por una banda y otro por la otra. A mí me gustó mucho más Quaresma en aquel partido".