ATLÉTICO DE MADRID

Luis Suárez vale Ligas

El uruguayo ha dado ya nueve puntos al Atlético. Gol clave en tres de las últimas cuatro jornadas. El mejor debutante rojiblanco del Siglo XXI.

Luis Suárez celebra uno de sus dos goles al Eibar.
clubatleticodemadrid

Luis Suárez le ha dado un salto de calidad enorme al Atlético en la zona que más lo necesitaba. Un jugador que no falla en el área y que, además, siempre aparece en los momentos calientes. El uruguayo resolvió un partido muy sufrido para el equipo rojiblanco, que había visto como el Eibar se hacía fuerte con su presión altísima y no ofrecía prácticamente grietas.

El Atlético no fue capaz de mandar en el partido con balón, pero tuvo en Suárez la figura a la que agarrarse y que resolvió el partido con dos definiciones de quilates, además de generar una ocasión para João Félix, que valen tres puntos para aumentar la diferencia en la tabla con Real Madrid y Barcelona. Ya no está tan rápido como antaño (el domingo cumple 34 años), pero maneja el cuerpo como nadie y tiene la capacidad de estar siempre en el lugar adecuado, al borde del fuera de juego pero habilitado. En el primer gol aprovechó un balón suelto en el área tras la presión de Llorente y lo cruzó con maestría ante Dmitrovic. En el segundo recibió un pelotazo en el minuto 89 partiendo desde el campo propio y provocó un penalti que acabó convirtiendo de Panenka. 

Un guion que ya se había vivido en la última salida rojiblanca, cuando el gol en propia de Felipe había complicado el partido contra el Alavés, pero también en el último minuto apareció la figura de Suárez para llevarse los tres puntos de Mendizorroza aprovechando un gran balón de João Félix al segundo palo. Una vez recuperado del coronavirus, ha vuelto a ir cogiendo ritmo y en los últimos seis partidos de Liga ha conseguido seis tantos, haciendo también el único tanto del partido para derrotar al Getafe o un doblete en la victoria por 3-1 ante el Eibar. En total, los goles de Suárez le han dado nueve puntos al Atlético, el que más de la competición junto a Gerard Moreno y En Nesyri.

Con su doblete en Ipurua, el uruguayo ha igualado a Messi como Pichichi de LaLiga. Con sus once tantos en sus primeros 14 partidos de Liga, Suárez se ha convertido en el mejor debutante goleador del Atlético en el siglo XXI. Unos datos que no se veían desde Hasselbaink en la temporada 1999-00, cuando también consiguió once goles en las 14 primeras jornadas y acabó con 24, pero el equipo el equipo acabó descendiendo a Segunda División a pesar del gran papel del holandés. Con sus once goles antes de acabar la primera vuelta (el Atlético tiene pendiente el partido contra el Levante y el Athletic), Suárez ya está a un gol de Morata, máximo anotador rojiblanco en Liga en toda la temporada pasada

El Atlético pasa por un momento de bajón futbolístico. En los últimos encuentros le cuesta mandar con balón y ser tan profundo y protagonista como en el inicio de temporada. Sin embargo, pese al pequeño bache de juego, los puntos están llegando. 13 victorias en las 14 últimas jornadas que sirven para ir ampliando la ventaja en lo más alto de la tabla con sus perseguidores. Unos últimos triunfos sustentados en los goles de Suárez, que se ha convertido en el líder del líder y que son importantísimos si se quiere poder pelear por el título.

Un delantero de primer nivel que llegó de Barcelona con ganas de demostrar que sigue siendo un killer único. "Suárez es extraordinario y estamos muy felices de que esté con nosotros" indicaba Simeone tras conseguir la victoria en Eibar. El propio delantero uruguayo explicaba que "sabía que venía a un club que pelea por cosas importantes siempre. Si consigo ayudar con goles, asistencias o con trabajo… siempre voy a estar contento. Si el equipo está enchufado y metido y todos aportamos lo que podemos, cada uno en su sitio, podemos conseguir cosas importantes". Una unión por ahora con un resultado inmejorable y que ha devuelto a la afición del Atlético a soñar con fuerza con un punta de primer nivel en sus filas, que mete las que tiene y da puntos como nadie.