EIBAR 1 - ATLÉTICO DE MADRID 2

1x1 del Atlético: Suárez vale oro, se va a sufrir sin Trippier

El uruguayo hizo un doblete para remontar al Eibar. Felipe se las tuvo con Kike García. Ausencia capital de Koke, que vuelve ante el Valencia.

El Atlético saltó al césped de Ipurua con tres bajas muy importantes, Koke, Trippier y Hermoso y cayendo en la trampa del Eibar con su presión altísima. De un cambio de juego surgió la jugada que se convertiría en el gol de los locales, con Carrasco haciendo bien la cobertura por banda, pero pisando a Muto y cometiendo una falta innecesaria. Lo convertiría el guardameta armero.

Pero el equipo rojiblanco se repuso bien, le costó pero comenzó a mandar en el partido hasta empatar por medio de Luis Suárez al borde del descanso. En la segunda mitad el Atlético no fue capaz de ser protagonista, de nuevo sometido ante la alta presión eibarresa. La entrada de João Félix y Torreira no sirvió para mandar en el partido. Sin embargo, Luis Suárez volvió a ser decisivo, y de un pelotazo a campo rival provocó un penalti que definió con maestría.

Oblak: Capitán ante la ausencia de Koke. Dmitrovic le engañó desde el punto de penalti con potencia con la izquierda. El Eibar buscó su portería con constancia, pero siempre con disparos lejanos o centros laterales que no encontraron portería.

Savic: Tercer central desplazado a la derecha, en esta ocasión tuvo por delante a Vrsaljko. Tuvo trabajo con las constantes entradas de Inui por su costado. El Eibar pidió penalti por mano en la última jugada, pero el balón toca en el costado del montenegrino.

Felipe: Entró en el once en el lugar de Hermoso, aunque ejerciendo como el vértice defensivo y dejando el perfil izquierdo a Giménez. Mucho trabajo físico con Kike García, vio una amarilla por parar una contra de Expósito. Aún amonestado, tuvo que recurrir a las faltas para poder frenar a Kike. Pasó una segunda mitad de mucho sufrimiento ante los balones aéreos del Eibar buscando a su nueve de espaldas.

Giménez: Con la ausencia de Hermoso pasó de ser el jugador que cierra la línea de tres centrales a ocupar la posición desplazada a la izquierda, aprovechando que es más rápido que Felipe. También tuvo que vérselas ante Kike García. En esa posición le cuesta más, ya que se nota que la izquierda no es su pierna natural, aunque estuvo serio.

Vrsaljko: La FIFA le retiró la cautelar a Trippier y el croata debe dar de nuevo un paso adelante. El inglés es fundamental en el Atleti, aportando muchísimo en ataque y eso le está costando más al croata, todavía notando la inactividad del último año. Ahora mismo está a años luz de Trippier, aunque es jugando como puede ir ganando ritmo y su mejor versión. No consiguió ver los desmarques de Llorente a la espalda del lateral rival, una jugada que le ha dado mucho rédito al Atlético esta temporada.

Carrasco: Sin Hermoso por detrás, trató de dar aún más ida y vuelta a la banda izquierda del Atlético y en una cobertura defensiva, miró en exceso el balón sin controlar la posición de Muto, al que pisó cometiendo un penalti tonto. Intentó remediarlo buscando aparecer en ataque y encarar a Pozo, pero pocas veces pudo recibir en ventaja. Cuando lo hizo llegó hasta línea de fondo buscando salir a su izquierda para centrar. No estuvo tan preciso como en otras ocasiones.

Saúl: De vuelta al once tras seis suplencias ligueras consecutivas y con la difícil misión de cubrir la baja de Koke en el pivote. Muy activo para hacerse con los balones sueltos en la zona de la mediapunta del Eibar. Con balón no se complicó, intentando entrar mucho en juego con Llorente y Lemar. Con la salida de Torreira pudo liberarse de tanta carga defensiva para buscar en mayor medida el área rival, pero no consiguió ser protagonista. Partido de mucho trabajo y barro, pero poco brillo con balón.

Saúl, durante el partido contra el Eibar.

Llorente: Más comedido, en una posición en el doble pivote cercana a la del antiguo Llorente, previo a su explosión como jugador ofensivo. Trató de participar más en el juego, dejando un cambio de juego fantástico para Carrasco en una jugada que acabó en peligro. Importantísimo en la presión, gracias a su intensidad se generó el gol del empate, cortando el despeje de Sergio Álvarez que le acabó cayendo al punta uruguayo. Con la entrada de Torreira pudo liberarse más en ataque. No tuvo a Trippier para hacer su habitual jugada con el desmarque en largo a la espalda de la zaga rival.

Lemar: Ya es un fijo en los onces de Simeone. Sin Koke, su participación con balón tenía que ser mayor, ya que el Atlético no contaba con su salida habitual de juego. Trató de bajar a recibir y ser el conductor de los ataques colchoneros. Dejó su espacio a Torreira en el tiempo de descanso.

Correa: Nueva oportunidad como titular, explotando Simeone su capacidad defensiva para trabajar la banda derecha y ayudar a Vrsaljko en defensa. En ataque buscaba entrar en juego por dentro y tirar desmarque al espacio ante la adelantadísima zaga armera, pero no consiguió aparecer. Libre de marca en la frontal en los córners, empaló un gran golpeo que tocó el larguero. Se marchó sustituido al descanso por João Félix.

Luis Suárez: Ganó un partido que vale oro. Es un maestro en el área, hay que acercarle el esférico a los metros finales que ya se encarga el uruguayo de convertirlo en gol. Aprovechó una gran presión de Llorente, un balón suelto y definición de killer para empatar el partido. En la segunda mitad le tocó jugar de espaldas, muy lejos de la meta rival y con muchas dificultades para retener el balón, pero cuando le llegó volvió a ser un dolor de viveza para el Eibar. Arbilla le paró en falta en una acción que pudo ser roja, cedió el balón con maestría a João Félix en la ocasión que pudo poner en ventaja a los rojiblancos en el minuto 85 y provocó un penalti que él mismo convirtió de Panenka en el último minuto. Corriendo desde campo propio y bregando con Arbilla hasta caer en el área. Segunda salida consecutiva cerrada con victoria gracias a un gol suyo en el último minuto. Aunque no está rápido, maneja el cuerpo y los espacios como nadie.

Doble cambio al descanso

João Félix: Junto con Torreira fueron los movimientos de Simeone al descanso. Le costó mucho entrar en juego. Tuvo el gol en los últimos minutos tras una dejada de Suárez, pero su disparo raso colocado lo repelió Dmitrovic. El Atlético necesita volver a encontrar la mejor versión del portugués, ya que el equipo y el delantero han perdido brillo en su juego. 

Torreira: Su entrada varió la posición de los centrocampistas rojiblancos. El uruguayo se situó como pivote, adelantando a Saúl y Llorente con los tres en el medio. No consiguió apoderarse del esférico ni mandar con balón. Los dos cambios del Cholo no se trasladaron en una mejoría de juego en la segunda mitad.

Kondogbia: Entró en los últimos instantes tras el gol de Suárez para reforzar la parcela defensiva.