FÚTBOL FEMENINO

Aquí le duele a la Liga

Una decena de jugadoras de la Primera Iberdrola luchan contra una rotura de ligamento cruzado anterior, siendo esta lesión una lacra para la Liga.

Eva Llamas, Charlyn, Olga García y Viola Calligaris.

Menayo, Natalia Gaitán, Karpova, Eva Llamas, Olga García... Los ejemplos de jugadoras de la Primera Iberdrola que han sufrido la rotura del ligamento cruzado anterior (por sus siglas, LCA) alcanzan la decena de casos en esta temporada. Este hecho prolonga una gran tendencia al alza de los últimos años en el fútbol femenino con respecto a esta lesión, que representa uno de los mayores temores para las futbolistas.

Esto se debe a que la rotura de LCA es sinónimo de un largo periodo (en torno a seis meses) sin jugar y obliga incluso a tener que pasar por el quirófano. Un hecho que representa un gran imprevisto para clubes y jugadoras, que pueden quedarse en el dique seco incluso durante toda una temporada. Cabe recordar que, según varios estudios, las mujeres se lesionan hasta ocho veces más que los hombres de ligamento y estas llegan a edades muy tempranas: de 15 a 19 años o época de "maduración sexual", que suele coincidir con el salto al profesionalismo.

Además de esto último hay otros factores fundamentales en su mayor aparición para jugadoras. Según indicaron dos especialistas (Teresa Saurí y Blanca Romero) en una entrevista con AS, podría ser determinantes el estado del césped, el calzado, el control hormonal mediante un ginecólogo, la readaptación adecuada y una mayor profesionalización en entrenamientos y preparación, con la necesidad de contar con un seguimiento especializado de nutricionistas, fisioterapeuta, etc.

"Se vive una montaña rusa"

Estas figuras han ido apareciendo recientemente en el fútbol femenino, siendo su presencia muy acotada en algunos clubes. "La exigencia competitiva ha aumentado mucho, no tanto los entrenamientos", señalaba en sus declaraciones a AS Blanca Romero. Además de esto, cabe destacar que durante las lesiones de LCA es necesario trabajar mucho el aspecto psicológico.

"Es una lesión difícil. Durante la recuperación se vive en una montaña rusa: unos días la rodilla va genial y estás feliz; y al día siguiente te duele y te entra el bajón y las ganas de dejarlo. Aun así, con trabajo y esfuerzo se supera. No hay que rendirse", aseguraba Andrea Falcón, jugadora del Barça que ha superado recientemente dos lesiones de LCA, en una entrevista para AS.

La jugadora canaria ha regresado recientemente a los terrenos de juego, siendo una de las futbolistas de la Primera Iberdrola que ya llegó con esta lesión a esta temporada. También ocurrió esto último con Ane Azkona en el Athletic, que perdió a la prometedora jugadora en junio durante un entrenamiento y espera recuperar pronto a la de Arrotxapea.

Antes de que arrancara la presenta campaña también se daba a conocer que Carmen Menayo se sumaba a la lista de jugadoras que luchaban contra esta lesión. La defensa extremeña se lesionó es septiembre y, tras operarse, está recuperándose poco a poco de la rotura de LCA. A Menayo se unió Charlyn en los primeros compases de Liga. La delantera mexicana, que sólo pudo jugar una jornada (Espanyol, 0-2, en el Dani Jarque), también cayó en las garras de esta lesión.

En la previa al comienzo de Liga, que retrasó su inicio a principios de octubre a la espera de un protocolo por la pandemia, también se quedó sin debutar Raquel Infante en el Logroño. El equipo riojano ha afrontado otra pérdida por una lesión del LCA: Olga García. La delantera catalana pasó hace un mes por el quirófano, uniéndose a una lista negra con una decena de jugadora y ocho equipos afectados de la Primera Iberdrola.

Jugadoras lesionadas con una rotura de ligamento cruzado anterior en la Primera Iberdrola

Atlético: Carmen Menayo y Charlyn Corral.

Athletic: Ane Azkona.

Barça: Andrea Falcón (recuperada)

Betis: Eva Llamas

Espanyol: Nadezhda Karpova

Levante: Viola Calligaris y Carol Férez

Logroño: Raquel Infante y Olga García

Sevilla: Natalia Gaitán.