REAL MADRID

Los últimos entrenadores del Real Madrid que dimitieron

Zidane ya lo hizo en 2018 y la eliminación de Copa del Rey ante el Alcoyano ha desatado las informaciones sobre el futuro del francés. Existen precedentes.

Zidane, durante el Alcoyano-Real Madrid.
Getty Images

La derrota del Real Madrid ante un Segunda B como el Alcoyano en la ronda de dieciseisavos de final de la Copa del Rey (2-1) ha hecho estallar las informaciones en torno al futuro de Zinedine Zidane, con todas las opciones sobre la mesa: que sea cesado, que dimita... No en vano, el técnico marsellés ya lo hizo en 2018, tras levantar la tercera Champions League seguida y entonces explicó que la eliminación en Copa de ese año, ante el Leganés en el Bernabéu, tuvo un peso importante en su decisión. De momento, Zidane niega una medida así, pero en el club ya se plantean todas las posibilidades. Tampoco sería el primer entrenador que cesa voluntariamente en el cargo, existen precedentes. Los repasamos.

José Mourinho

Tampoco fue una dimisión al uso. Tras una temporada desastrosa, en la que sólo se ganó una Supercopa de España y se perdió la final de la Copa del Rey ante el Atleti, el Madrid y el técnico portugués separaron sus caminos y lo hicieron, al menos públicamente, explicando que era una medida consensuada, con Mourinho apalabrando al mismo tiempo su regreso al Chelsea. Queda por saber qué habría sucedido si Mou se hubiese enrocado en el puesto o si el Madrid hubiese optado por dejarle seguir, probablemente en el primer caso habría sido cesado y en el segundo habría anunciado su dimisión directa. Fue una salida intermedia en la que Mou asumió que había perdido el control del vestuario y debía marcharse.

Mourinho.

Camacho

El rey de las dimisiones del banquillo blanco, lo hizo dos veces y tras apenas vérsele el pelo. En la primera ocasión, en el verano de 1998, tras heredar el Madrid que había ganado la Séptima en Ámsterdam ante la Juventus. Tras un mes de entrenamientos, presentó la dimisión por considerar que no iba a estar cómodo: "No había confianza en mi proyecto, y he visto que no iba a estar a gusto". En el fondo subyacía un conflicto en torno a los contratos de sus ayudantes, a los que el Madrid hizo firmar una cláusula para que pudiesen ser cesados si Camacho también lo era, lo que enfureció al técnico murciano. Lorenzo Sanz maniobró rápido y firmó a Guus Hiddink.

Camacho, Florentino y García Remón.

Volvería años después, en la temporada 2004-05, tras un curso negativo para el Madrid con Carlos Queiroz al frente y aún penando tras no haber renovado el contrato de Vicente del Bosque. Se hizo cargo del equipo tras un buen paso por Portugal, donde ganó la Copa con el Benfica. Pero de nuevo se vio superado por las circunstancias: tras sólo seis partidos y dos derrotas ante Bayer Leverkusen y Espanyol, dejó el puesto por entender que aquel vestuario galáctico era ingobernable. Al Madrid no le quedó otra que poner al frente a García Remón, técnico del Real Madrid B, aunque en invierno firmaría al brasileño Vanderlei Luxemburgo.

Beenhakker

Oficialmente, la primera etapa del holandés como técnico del Real Madrid acabó porque no se le renovó el contrato, en 1989. Sin embargo, la realidad fue que Beenhakker intentó dimitir en abril de ese año y Ramón Mendoza, entonces presidente blanco, no lo aceptó y le convenció para que siguiese hasta el final del curso, cuando Madrid y entrenador separarían sus caminos. Se fue Leo tras tres temporadas exitosas, con tres Ligas, dos Supercopas y una Copa del Rey, pero en las que no había conseguido el gran objetivo: la Copa de Europa. Fue semifinalista tres veces, pero Bayern, PSV y Milán le impidieron llegar a la final; el 5-0 en San Siro fue el detonante de la ruptura.